17 de June de 2013 11:16

Tres de los cuatro equipos de la Sierra centro están con números en rojo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

La crisis económica golpea a tres de los cuatro equipos de fútbol de Tungurahua y Chimborazo. Macará, Técnico Universitario y Olmedo mantienen deudas que los obligan a reordenar sus finanzas.

A eso se suma que Macará y Olmedo atraviesan problemas debido a diferencias dirigenciales. En el caso del equipo ambateño, el ex presidente Germánico Holguín tiene varias deudas a título personal con el plantel.  Él asegura que las está cubriendo.

Solo el Mushuc Runa, que lidera la Serie B, está al día en sus haberes y no tiene pagos pendientes. Un rubro importante dentro del presupuesto de los equipos es el concerniente a las taquillas, pero eso está sujeto a los resultados.

Técnico Universitario se descuadró en su presupuesto debido a la poca asistencia de los hinchas.


Técnico U. sin ingresos
 
Técnico Universitario tiene un déficit que bordea los USD 400 000. La poca asistencia de aficionados al estadio Bellavista se suma a los pagos pendientes  a restaurantes, farmacias y hoteles de concentración.

Cristian Redrobán, gerente financiero del club, explicó que los planteles considerados pequeños  dependen de los resultados y de la taquilla. Según el directivo, hasta la fecha no superaron el 50% de lo recaudado en el 2011 en la serie B.

Ese año alcanzó un ingreso en taquilla por alrededor de USD 186 000. En lo que va del torneo se han recolectado USD 40 000.

“Por publicidad en vallas recibiremos hasta diciembre de este año USD 340 000. Pero en el pago de sueldos a jugadores y cuerpo técnico hasta la finalización de la temporada será de USD 700 000”, dijo Redrobán.

Otro de los problemas financieros es el finiquito con jugadores, gastos administrativos, mantenimiento del complejo y movilización. Redrobán aseguró que la deuda con el SRI de USD 7 962,32 fue cancelada en mayo.


El Olmedo debe al IESS

Pese al buen momento futbolístico por el que atraviesa el Olmedo, una discrepancia dirigencial afecta al club.

La nueva directiva del equipo, liderada por Luis Aimacaña, no ha recibido por parte de la dirigencia anterior el traspaso de la información ni económica ni administrativa de la institución.

Aimacaña explicó que la Cooperativa Acción Rural firmó un convenio, por cuatro años, con el equipo para refinanciarlo.

Ese acuerdo contempla que los socios de la institución financiera hicieran un presupuesto mensual para pagar el 50% del monto  que requiere el club. La Cooperativa entrega USD 50 000. De taquilla entran USD 8 000 y por los derechos de televisión, USD 15 000. Con eso, el equipo sale mes a mes.

En los sueldos a los jugadores tienen un mes de retraso.

Están a la espera de los informes de la directiva anterior, ya que, por ejemplo, con el IESS tienen una deuda desconocida. Incluso, los bienes del equipo, un bus y el complejo deportivo de El Batán, están hipotecados al Seguro.


Macará lleno de deudas

Los dirigentes celestes no ocultan su preocupación por el déficit del club. Las deudas que mantiene el equipo son con el SRI, el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) Ecuafútbol, ex jugadores, hoteles, farmacias, agencias de viajes, movilización y más.

Miller Salazar, presidente del club, manifestó que tuvieron que cubrir una deuda de aproximadamente USD 500 000 en el 2012. Entre los compromisos cancelados estuvieron deudas a los jugadores y primas negociadas por la administración anterior de  Germánico Holguín.  

Macará tiene una deuda con el SRI por USD  625 906,06. Según Salazar, los compromisos se arrastran de administraciones anteriores. “La deuda tributaria le corresponde a la administración anterior y a los representantes legales de esos años.

Con el IESS debemos pagar seis letras por USD 6 000 cada una. El dinero ya no alcanza. No queremos hipotecar el complejo”, finalizó Salazar.

El equipo presupuesto para esta temporada USD 2,4 millones.


Mushuc Runa, la excepción

El equipo de ‘El ponchito’ tiene el apoyo de las cooperativas de Ahorro y Crédito Mushuc Runa, San Francisco y Esencia Indígena. Los 170 socios fundadores hacen aportes mensuales de  USD 50, 100 y más de 300.

Otras contribuciones provienen de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) y por la recaudación de la taquilla.

Luis Alfonso Chango, presidente del club, explicó que con Olmedo, Aucas y Técnico Universitario tuvieron las mejores asistencias en Ambato.

“El público nos apoya por el buen momento futbolístico que tenemos. El presupuesto de USD 60 000 mensuales nos alcanza para las dos partes del campeonato. A los jugadores se les cancela sus haberes a tiempo”.

El dirigente mencionó que la Ecuafútbol aporta USD 150 000 para la temporada. Los USD 100 000 se invierten en la construcción del estadio de Echa Leche, ubicado en Pilahuín. Los USD 50 000 restantes son utilizados para el alquiler de los escenarios deportivos de entrenamiento del primer plantel.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)