3 de julio de 2014 00:05

El maestro Ponce cuajó una gran faena; Morenito triunfó

El diestro Enrique Ponce da un pase con la muleta durante la cuarta corrida de la Feria de San Pedro y San Pablo de Burgos, celebrada esta tarde en la plaza de toros del Plantío. EFE

El diestro Enrique Ponce da un pase con la muleta durante la cuarta corrida de la Feria de San Pedro y San Pablo de Burgos, celebrada esta tarde en la plaza de toros del Plantío. EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Fiesta Brava
Quito

La Feria de Burgos en la ciudad de Castilla-León, dio mucho que hablar con la reaparición de Manuel Díaz, ‘El Cordobés’, y tras su cornada de Marbella, con salida a hombros junto a sus compañeros de terna y la corrida del miércoles con Morenito de Aranda que cortó tres orejas y abrió la puerta grande del coso de El Plantío, en una tarde en la que Enrique Ponce fue premiado únicamente con un apéndice, y, según el portal Aplausos.es cuajó “la mejor faena de la Feria de San Pedro mientras José Mari Manzanares paseó un trofeo de su primero”.

Con dos tercios de entrada en los tendidos se lidió un encierro dispar de juego de la ganadería de Núñez del Cuvillo.
Morenito, torero de la tierra cortó las dos orejas “del excelente tercer toro de Núñez del Cuvillo.

El burgalés, muy bien de capa en sus dos toros, especialmente en sendos quites por verónicas y chicuelinas, mostró buena actitud en una primera faena de muleta en la que estuvo arropado por los tendidos en todo momento.

Hubo ligazón en las series y un postrero final de faena entre pitones y, a pesar de que la estocada hizo guardia, fue premiado con el doble trofeo”.

Morenito de Aranda cortó otra oreja del sexto toro de la tarde , “al que toreó despacio y mató de estocada caída”. Según el portal referido el maestro Enrique Ponce “no tuvo ninguna opción de lucimiento con el primero, un astado sin fuerza ni clase, pero cuajó ante el cuarto una faena extraordinaria.

El toro tuvo mucha clase y ritmo y el valenciano lo toreó a placer, sobre todo con la mano zurda. Mató de pinchazo y estocada e incomprensiblemente el público solo pidió una oreja”.

José Mari Manzanares aprovechó las pocas embestidas que ofreció el endeble segundo toro, “al que mató de una formidable estocada, paseando una oreja”. Manzanares fue silenciado tras lidiar al quinto, un toro incómodo y sin fuerza, que mató de una buena estocada.

El lunes reapareció Manuel Díaz, ‘El Cordobés’, y se festejó su cumpleaños con puerta grande con sus compañeros de cartel Miguel Abellán y El Fandi con su puesta en escena de un toreo variado y espectacular, con toros de Zalduendo.

Fue su décima puerta grande en Burgos según El Mundo “en esta plaza se le espera como un niño a los reyes magos: Manuel Díaz, ‘El Cordobés’. Un idilio que se perpetúa año tras año”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)