25 de agosto de 2014 12:13

Triunfo de Manzanares, Morante y Padilla en Sanlúcar de Barrameda

El matador Juan José Padilla estuvo presente en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz). Foto: AFP

El matador Juan José Padilla estuvo presente en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz). Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
EFE
España

Puerta grande para la terna en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz, sur de España) en un festejo taurino con motivo de las fiestas del Guadalquivir, el domingo 24 de agosto.

Se han lidiado toros de Zalduendo aceptables de presentación, desrazados y de nulo juego a excepción del tercero, al que se le dio la vuelta al ruedo por su nobleza.

Juan José Padilla: oreja y dos orejas. Morante de la Puebla: palmitas con algunos pitos y dos orejas. José María Manzanares: dos orejas tras aviso y dos orejas. Lleno en tarde agradable. Saludaron tras banderillear al tercero Curro Javier y Luis Blázquez.

Padilla recibió a la verónica clásica a su primer toro. Jugando bien los brazos y ganando terreno. Subrayar un tercio de banderillas con un segundo par exponiendo y 'asomándose' al balcón.

En el tercio de muleta el toro se quedó sin gas, como consecuencia de la escasa raza del burel. Sin embargo, Padilla estuvo por encima de tan mediocre enemigo. Su segundo fue un nobilísimo ejemplar de Zalduendo al que Padilla toreó recreándose.

Con series con la izquierda muy templadas. El jerezano sobresalió exprimiéndole todo lo que tenía el toro hasta el final. Estocada caída y dos orejas.

Morante tuvo un primer toro nulo. Era la antítesis de lo que debe de ser el toro de lidia. Una masa de carne que apenas se movía. No podía haber toreo con semejante oponente.

El segundo de Morante fue un invalido que apenas se movió. Sin embargo, la pinturería y el empaque de un artista como Morante fueron suficientes exponentes para redondear una actuación que jaleó mucho el público, con pasajes bellos como los ayudados por alto, los molinetes o los doblones por bajó ara rematar un trasteo genial. Como es Morante.

El primero de Manzanares se partió el cuerno en el recibo del capote. Devuelto. El sobrero se movió con buen son y Manzanares, con ganas, sacó su mejor versión. Un trasteo en el que hubo reunión, destacando con series con la diestra y pases de pecho monumentales.

También destacaron dos series de naturales de buen trazo. Una bonita faena a un toro repetidor al que cierto sector del público pidió el indulto. Con buen criterio, el torero lo mató de una buena estocada recibiendo.

El sexto de la tarde también se movió con buen son en las tres primeras tandas. Manzanares le colocó tandas por ambos pitones con temple y largura. Se le fue el gas al toro y el torero echó mano del repertorio de cercanías. Con giros invertidos por la espalda que recordaron al gran Paco Ojeda. Importante actuación del alicantino en Sanlúcar.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)