3 de diciembre de 2015 12:42

Faenón inolvidable de Enrique Ponce

Salida triunfal en hombros de los toreros Enrique Ponce y Daniel Luque en la Plaza de Toros Belmonte. Foto: Armando Prado / EL COMERCIO

Salida triunfal en hombros de los toreros Enrique Ponce y Daniel Luque en la Plaza de Toros Belmonte. Foto: Armando Prado / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 200
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 3
Contento 182
Gonzalo Ruiz
Quito

La primera noche taurina de la Feria en la Plaza Belmonte (centro de Quito) se llenó del arte y la maestría de Enrique Ponce, un consagrado maestro que volvió a refrendar su categoría de grande de la fiesta. A finalizar el festejo Ponce se fue a hombros de la Plaza con Daniel Luque.

Con tres cuartos de entrada y ambiente estupendo se lidiaron cuatro toros de Triana. Sobresalió el corrido en quinto lugar, Lanudo, número 335 de 490 kilos que fue indultado por Ponce.

El primero brindó posibilidades a Enrique Ponce que se desmadejó en un templado racimo de una decena de lances a la verónica y un perfecto quite por chicuelinas. Una faena templada, torera, de corta duración pero bien recibida por un público que le aplaudió en la vuelta al ruedo.

En su segundo el de Chiva, Valencia, vio definirse al toro tras el excepcional puyazo de José Palomares que recibió un tumbo espectacular. Torero y magistral de principio a fin, Ponce se explayó en derechazos de temple y elegancia suprema en varias series y mostró su sabiduría al exigir al toro ir por donde el maestro quería en el toreo al natural. Una faena que iba a más hasta alcanzar el indulto de lanudo en medio de la algarabía general. Dos orejas y rabo simbólicos y vuelta al redondel entre clamores y agradecimientos.

Daniel Luque logró los mejores pasajes de su presentación en esta plaza en su primero pese a que no constituyó material propicio pero el diestro lució en series conjuntadas con la mano derecha y luego en toreros naturales, en tablas, haciendo un esfuerzo recompensado con la petición de oreja simbólica que paseó en la vuela al anillo.

El segundo del de Gerena presentaba ciertas dificultades y el diestro nos e acopló hasta un final de luquesinas celebradas. Oreja.

El primer capítulo de esta feriase cerró con el broche festivo de los dos toreros a hombros en el triunfal mano a mano goyesco.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (23)
No (31)