18 de noviembre de 2016 00:00

Los talentos del boxeo ecuatoriano pelean por dar el salto al extranjero

Marlon Aguas se entrena en el gimnasio de La Tola. Foto: Paúl Rivas / EL COMERCIO

Marlon Aguas se entrena en el gimnasio de La Tola. Foto: Paúl Rivas / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
David Paredes

Alexander Espinoza no hace ni una pausa durante el entrenamiento. Cuando el imbabureño se calza los guantes, su temperamento cambia. Se concentra en cada golpe y en la respiración mientras su compañero Marlon Aguas da entrevistas sobre la pelea de mañana, viernes 18 de noviembre, ante el guyanés Vivian Harris, excampeón mundial.

El púgil de 25 años divide su tiempo para estar en forma. Se entrena en las tardes y durante la mañana trabaja en una empresa de lácteos. De esta forma puede llevar la comida a su hogar, donde lo esperan sus dos hijos y su esposa.

De los boxeadores que se preparan en el gimnasio de La Tola para la velada denominada Choque de Poder, Espinoza es el que menos experiencia tiene a escala internacional. Su combate ante el colombiano Álvaro Marimón será el segundo de su carrera.

Desde que empezó a pelear a los 12 años siempre soñó con hacerlo de forma profesional. La última vez que lo hizo fue en Perú, donde quedó sorprendido por el trato que reciben los púgiles de ese país.

A diferencia de Aguas, Espinoza no cuenta con los mismos auspiciantes. Para él, ganar una pelea significará mayores ingresos económicos y la posibilidad de salir a pelear en el exterior.

Como Espinoza hay varios púgiles que combinan su carrera deportiva con otras actividades que generen frutos económicos. Según el empresario y promotor Ramiro Delgado, el país tiene cerca de 68 peleadores profesionales, pero pocos están en la élite.

Delgado es uno de los que promociona a ocho nuevos talentos ecuatorianos en la cartelera que se llevará a cabo mañana en el coliseo Julio César Hidalgo, en Quito.

Según el portal boxrec.com, especializado en este deporte a escala mundial, hay 68 boxeadores ecuatorianos profesionales, de los cuales 10 se entrenan y viven en otros países. En esa lista están: Erick Bone, Carlos Góngora, Ítalo Perea, Mario Mina, entre otros.

Ellos viven en Estados Unidos, Perú y España y algunos están enrolados a los promotores de Floyd Mayweather...

Para Segundo Chango, entrenador de boxeo de la Concentración Deportiva de Pichincha, son pocos los que pueden vivir de este deporte.“Aquí hay que madurar el boxeo profesional. No hay gimnasios especializados y tampoco se organizan tantas peleas de este nivel. Además, los deportistas no tiene un entrenamiento sistematizado y por eso buscan otra actividad económica”, dice Chango, quien entrenó a Bone en su etapa amateur.

Para mantenerse en el boxeo a nivel competitivo y de forma internacional se necesita una fuerte inversión. Para la pelea de Aguas ante el ‘Vicioso’ Harris, los promotores pagaron cerca de USD 5 000 al entrenador panameño Francisco Asprilla, con el objetivo de potenciar el estilo de pelea del tricolor antes del combate.

Ángel ‘Petiso’ Sánchez, un histórico exboxeador nacional, recuerda que en su época este deporte tenía más importancia. Había un grupo de peleadores reconocidos que contaban con respaldo de las federaciones. Incluso hubo una generación de púgiles que disputaron títulos internacionales.

La ‘Furia’ Aguas y el ‘Vicioso’ Harris
tienen algo en común. Hace mucho tiempo que ambos deportistas no se suben a un ring. La última pelea del imbabureño fue en Estados Unidos, en marzo pasado. Ese día se retiró lesionado ante el ucraniano Iván Goluby.

Por su parte, Harris no lo hace desde noviembre del año pasado. El guyanés se tomó un año ‘sabático’. Es decir, no tuvo combates programados. “Dejé de pelear, pero nunca de entrenar. No tener esa presión de los combates me permitió enfocarme en mi carrera. Ademas, eso lo tomé como parte de mi entrenamiento”, dijo Harris a este Diario.

El excampeón mundial de 38 años se entrena en un gimnasio especializado en la Florida. Ahí cuenta con un equipo que se dedica exclusivamente en perfeccionar su técnica. Llegó a Quito el martes junto a dos personas más que cubren las necesidades del guyanés. Ambos le sirven de traductor, porque no habla español. “Estoy preparado. Los organizadores de la pelea nos dieron dos meses para estar completamente listos. En ese tiempo cambiamos nuestra forma de entrenamiento”, dijo Harris, quien amasó una pequeña fortuna que le permitió vivir sin problemas económicos durante el año que no disputó ni un combate.

Harris todavía no piensa en el retiro. Considera que su experiencia será una de sus ventajas en el cuadrilátero sobre la ‘Furia Negra’ Aguas. La velada de combates de mañana arrancará a las 18:00 en el Coliseo Julio César Hidalgo.

Los boletos se pueden adquirir en Ecuticket. Los precios de las entradas son: general, USD 13; butaca, 10 y los ring side que cuestan 40, 50 y 60, por estar más cerca del ring.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (2)