27 de October de 2013 00:02

El talento sudamericano dio el triunfo al 'Barça' sobre el Madrid

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El Barcelona batió ayer por 2-1 al Real Madrid, en un vibrante primer clásico de la temporada, y se consolidó como el único líder de la Liga española de fútbol.

Con un tanto del brasileño Neymar (19 minutos), una de las grandes figuras del encuentro, y un golazo de vaselina del chileno Alexis Sánchez (78'), el conjunto dirigido por Gerardo Martino se afianzó en la cima del campeonato y aumentó a seis la diferencia de puntos con el Real Madrid, que descontó con un gol de Jesé Rodríguez (91').

El Barcelona se reencontró así con la victoria en la Liga y pudo romper una racha de cinco partidos oficiales contra el Real Madrid sin triunfos.

En su primer clásico como azulgrana, Neymar puso la alegría y la samba. Del brasileño fue el gol que abrió el marcador, desinfló al Real Madrid y dio respiro al Barcelona. Suya fue también la banda izquierda, la de mayor actividad del equipo del 'Tata' Martino.

Y suya fue la ovación de la noche. Activo como ningún otro jugador, muy por encima de las revoluciones de Messi y de todos sus compañeros, Neymar se estrenó en el clásico, su primer test ante su hinchada, siguiendo la tradición de los delanteros brasileños en el Camp Nou: con una victoria.

El conjunto azulgrana se separó además a cuatro unidades del ­Atlético de Madrid, que hoy recibe al Betis. El Real Madrid, en tanto, sufrió su segunda derrota en el certamen y desperdició la chance más importante hasta el momento de poder compartir el liderato.

Ayer no hubo lugar para que Lionel Messi o Cristiano Ronaldo fueran los protagonistas del show. La calidad reposó en Neymar, figura con un tanto y una asistencia, y en Sánchez, quien deslumbró con un golazo categórico de vaselina.

Carlo Ancelotti, DT del Madrid, fue el que pateó el tablero y sorprendió respecto de las alineaciones. El italiano no solo apostó a Gareth Bale en detrimento de Karim Benzema, sino que también apostó a tres centrales, con Sergio Ramos de mediocampista central.

Como si fuera poco, Bale inició el duelo en el centro de ataque blanco y Cristiano Ronaldo se volcó sobre la izquierda. En el Barcelona, Martino sorprendió con la presencia de los cuatro mediocampistas de lujo en el campo y las ausencias de Alexis Sánchez y Pedro.

Cesc Fábregas hizo de 'falso nueve' y Messi, desdibujado todo el partido, regresó a la banda derecha del ataque, tal como en la época de Frank Rijkaard y el primer año de Josep Guardiola.

Después en el partido, los jugadores del Madrid protestaron airadamente pidiendo dos penales, uno por una mano del brasileño Adriano en el área (44) y otro por una caída de Cristiano Ronaldo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)