7 de agosto de 2017 19:51

Sudamérica celebra oro de Rojas y plata de Ibarguën en triple salto

La venezolana Yulimar Rojas celebra su victoria hoy, lunes 7 de agosto de 2017

La venezolana Yulimar Rojas celebra su victoria hoy, lunes 7 de agosto de 2017. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 4
Agencia DPA

El atletismo sudamericano vivió hoy, 7 de agosto del 2017, una jornada de ensueño en los Mundiales de Londres, después de que la venezolana Yulimar Rojas se convirtiera en la nueva campeona mundial de triple salto y relegara al segundo cajón del podio a la hasta hoy reina de la disciplina, la colombiana Caterine Ibargüen.

Con un salto de 14,91 metros, en su quinto intento, Rojas se tomó la revancha de la final olímpica de Río de Janeiro, donde Ibargüen salió campeona por delante de la venezolana, e hizo historia al conquistar para Venezuela la primera medalla de oro en la historia de los Mundiales, la segunda en estos campeonatos tras el bronce de Robeilys Peinado el domingo en salto con garrocha.

"Nunca olvidaré este día; es un día épico para mí, después de la batalla campal en esas pistas, en ese tartán con Caterine, que es una gran competidora y la quiero felicitar por su plata", afirmó Rojas, de 21 años, más de una hora después de haber volado en el Estadio Olímpico de la capital británica.

"Mi país no es catalogado por tener atletas de tan alto nivel, pero espero que lo estén celebrando como yo porque queda Yulimar para rato. Yo estoy en shock y aún no me lo creo", prosiguió la flamante nueva campeona del triple. "Venezuela es un país maravilloso, sé que vamos a salir (de esta situación) y se van a acabar las peleas y la guerra entre hermanos venezolanos.

Esta medalla le da orgullo y felicidad a Venezuela", agregó quien ya fuera subcampeona olímpica en Río de Janeiro, preguntada por la delicada situación del país que abandonó hace dos años para instalarse en España, donde se entrena con la leyenda cubana del salto de altura Iván Pedroso.

En plena crisis política, social y económica, Venezuela logró ya su mejor cosecha de siempre en una justa planetaria. Rojas no quiso, sin embargo, pronunciarse más allá sobre "un tema que es tan delicado" en un momento "tan feliz" para ella. Sí agradeció, en cambio, el "fundamental" apoyo económico que, según dijo, siempre le dio su país.

Por entonces, hacía menos de dos horas que Rojas había destronado a la reina Ibargüen en una definición que tuvo suspense hasta el final. Porque la colombiana, que se había colocado en la primera posición con los 14,89 metros de su tercera tentativa, su mejor salto de la temporada, intentó aún en la sexta y última superar los 14,91 de Rojas y retener la corona que había lucido en Moscú 2013 y Pekín 2015.

Pese al aliento del público que casi llenó el Estadio Olímpico de Londres, Ibargüen se quedó en 14,88 y se llevó la plata. El bronce fue para la ucraniana Olga Rypakova con 14,77, también su mejor salto del año. "Me voy con la frente alta y contenta. Ahora hay que seguir. Lo único que me faltó fue que fuera oro.

Hay que seguir compitiendo", afirmó, con una sonrisa, Ibargüen tras no lograr su objetivo. "Yo pensé (que lo tenía) con mi tercer salto, pero esto era lo que me tocaba hoy", añadió la estrella colombiana, que se quedó a tan sólo dos centímetros de su ansiada triple corona planetaria. "Parece que el tiempo de Londres no gusta mucho de mí. Pero siempre me voy sonriente y hay que seguir adelante", agregó la vigente campeona olímpica, que en los Juegos de Londres 2012 tampoco pudo pasar del segundo cajón del podio.

Rivales sobre el tartán, Ibargüen y Rojas se dedicaron elogios mutuos y celebraron que las tres medallas logradas hasta ahora por atletas latinoamericanos en estos Mundiales de Londres lleven nombre de mujer. "Las mujeres nos llevamos oro, plata y bronce, y eso dice mucho del trabajo que venimos realizando las mujeres sudamericanas. Ojalá sirva para que se apoye más atletismo", apuntó Rojas, con su cabello verde, tras dedicar su oro a las mujeres de su país y del mundo que, según dijo, son "aguerridas y luchadoras".

La radiante campeona venezolana, que tras asegurar su medalla, brincó de alegría y corrió a abrazar a su gente en las gradas del Estadio Olímpico de Londres, celebró el éxito del "team Pedroso", en alusión al octavo puesto logrado por la española Ana Peleteiro, que batió el récord de su país con un salto de 14,23 metros, y también es pupila de Pedroso.

Tan contentos como Rojas, estuvieron hoy la polaca Anita Wlodarczyk, campeona mundial de martillo con un lanzamiento de 77,90 metros; el jamaiquino Omar Mcleod, que se llevó el oro en los 110 metros vallas (13,04) en los que el español Orlando Ortega, subcampeón olímpico, no pudo pasar del séptimo lugar (13,37); y la keniana Faith Kipyegon, que se subió al primer cajón del podio en la final de los 1.500. El dominicano Juander Santos también festejó su pase a la final de los 400 metros vallas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)