31 de August de 2010 00:00

El subcampeón olímpico fue recibido por sus coterráneos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Cuenca

Gregorio Merelo y Fátima Valdivieso, abuelos maternos del vicecampeón olímpico juvenil de marcha, Joel Villavicencio, arribaron de Guayaquil para participar en el recibimiento de su nieto. Ellos, ayer, estuvieron confundidos con la gente presente en el aeropuerto Mariscal Lamar de Cuenca.

Unas 200 personas, entre deportistas, técnicos, autoridades y profesores del colegio Miguel Cordero Crespo, en donde Joel es alumno, llegaron al lugar. Allí se destacaban carteles con leyendas como “Joel, eres nuestro campeón”, “Bienvenido campeón”, “El mote pillo hace campeones”, “La disciplina hace campeones”.

Villavicencio, quien ganó la presea de plata en la prueba de los 10 000 metros marcha de los Juegos Olímpicos Juveniles, descendió del avión de la compañía Tame a las 08:55. Lo acompañaban Juan Andrade (triatleta) y Karina Bustos (marchista), quienes también participaron en Singapur.

En el grupo estuvo Luis Chocho, quien dirige a los tres seleccionados. En la pista los esperaban Oswaldo Villavicencio y Magaly Merelo, padres del vicecampeón olímpico, así como la ministra de Deportes, Sandra Vela, y el doble medallista olímpico Jefferson Pérez, en representación del Comité Olímpico Ecuatoriano (COE).

A las 09:10, los deportistas y el adiestrador se subieron a un vehículo cisterna del Cuerpo de Bomberos. En la parte frontal se ubicó Joel y desde allí lanzó a sus abuelos maternos la corona de laurel que entregaron directivos de la Federación Deportiva del Azuay.

Delante de Villavicencio, quien levantaba sus brazos, mostraba su medalla olímpica y hacía flamear una pequeña bandera de Ecuador, iban unos 30 deportistas en bicicleta. Una camioneta llevaba a una docena de camarógrafos, fotógrafos y reporteros.

A las 10:30 llegó al Salón de la Ciudad. Allí fue recibido por el alcalde de Cuenca, Paúl Granda. Con un auditorio completo empezó el acto de bienvenida. El prefecto del Azuay, Paúl Carrasco, ofreció USD 2 500 mensuales por un año. Vela dijo que Villavicencio será el primer beneficiado por la nueva Ley del Deporte. Entregó un bono de compras por USD 1 000 en Marathon Sport.

Las autoridades del colegio Miguel Cordero Crespo y de la Universidad Católica de Cuenca le entregaron una portátil con servicio de Internet incluido. También una beca estudiantil para terminar el colegio y la Universidad.

Granda ofreció todo su apoyo y adelantó que se hacen gestiones con el Ministerio de Vivienda para entregarle una casa.

Villavicencio se mostró emocionado cuando Pérez (delegado del COE), su ídolo, le entregó una placa. Joel intervino dos minutos, no pudo contener su llanto. En la segunda fila de las butacas centrales del salón, sus abuelos siguieron con atención el homenaje.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)