5 de junio de 2015 06:26

El pago de Sudáfrica al fútbol caribeño se decidió al más alto nivel

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP
Johannesburgo

El controvertido traspaso de USD 10 millones de Sudáfrica al fútbol caribeño antes del Mundial 2010, del que la justicia estadounidense sospecha que fue un soborno, fue aprobado al más alto nivel del Estado, publicó este viernes (5 de junio del 2015) la prensa local.

El semanario Mail&Guardian publicó una carta sobre el tema, tratado en 2007 por el presidente del comité organizador sudafricano Danny Jordaan con la FIFA para encontrar una modalidad de pago.

El documento no demuestra que hubiera fraude ni contradice las afirmaciones del ministro de Deportes Fikile Mbalula, que jura que Sudáfrica nunca corrompió a personas para obtener la organización del Mundial 2010.

Pero certifica que el dinero había sido prometido y que las discusiones sobre este tema tuvieron lugar entre el comité organizador, la FIFA y los más altos dirigentes políticos sudafricanos de la época, entre ellos el presidente Thabo Mbeki y la ministra de Exteriores Nkosazana Dlamini-Zuma, actual presidente de la Comisión de la Unión Africana (UA).

En su acta de acusación, la justicia estadounidense sospecha que el dinero lo recibió el trinitense Jack Warner, entonces presidente de la Concacaf (Confederación de América del Norte, Central y Caribe) , a cambio de tres votos en 2004 para la atribución del Mundial 2010.

En una conferencia de prensa el miércoles, Mbalula respondió que la cantidad pagada al fútbol caribeño iba destinada a asociaciones locales y se enmarcaba en el proyecto sudafricano de convertir el Mundial de 2010 en un motivo de orgullo para África y todos los africanos, incluida la diáspora.

También se describió como “una víctima colateral” de una batalla geopolítica orquestada por Estados Unidos, rechazando toda responsabilidad de su país si los fondos fueron utilizados de manera fraudulenta.

Una semana antes, durante otra rueda de prensa, había acusado a la justicia estadounidense de “filmar una película”, asegurando que no tenía “nada que esconder” y preguntando porqué la justicia estadounidense había actuado mientras los principales responsables incriminados no han sido arrestados y la investigación no ha terminado.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)