12 de septiembre de 2014 17:27

5 razones para que Vizuete no sea DT titular de la Tricolor

Sixto Vizuete, técnico encargado de la Selección de Ecuador. Foto: EL COMERCIO

Sixto Vizuete, técnico encargado de la Selección de Ecuador. Foto: EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 19
Triste 1
Indiferente 2
Sorprendido 8
Contento 0
Alejandro Ribadeneira. Comentarista/ @guapodelabarra

Hay sin duda una serie de razones muy sólidas para que Sixto Vizuete tenga una segunda oportunidad en la Selección de Ecuador.

Pero aquí vamos a enumerar las cinco razones que deberían pesar para que no se quede como titular del cuerpo técnico, una idea que a algunos les emociona bastante luego de la goleada a Bolivia y la estrecha derrota ante Brasil.

1. Sixto es ecuatoriano
¿Por qué ser ecuatoriano es un problema? Sencillo: los jugadores no respetan al entrenador nacional, sobre todo cuando ellos ganan miles en México o Europa y el DT no tiene un amplio currículo para imponer autoridad. ¿Alguien que no ha ganado nada, se atreve a dar órdenes a los legionarios? También hay un tema regional de Costa vs. Sierra que no está superado en el alma ecuatoriana, aunque muchos lo nieguen. Por eso la costumbre en Ecuador siempre fue contratar extranjeros, para evitar las suspicacias de "ustedes los costeños y nosotros los serranos". Además, dos de los mejores DT nacionales, Ernesto Guerra y Carlos Sevilla, no tuvieron suerte. Si hay que darle oportunidad a un ecuatoriano, suena más razonable que Álex Aguinaga sea el elegido.

2. Falta de triunfos
Se puede decir que, tras la experiencia de las eliminatorias para el Mundial del 2010, Vizuete habría acumulado trayectoria y sabiduría. Pero sus resultados fueron pobres con El Nacional, el único equipo de Primera en que ha dirigido. Le va mejor con los muchachos. Por eso, su estatus en relación al 2010 no ha variado, no tiene títulos ni acumuló galones con los adultos.

3. Ficha de Luis Chiriboga
Para bien o para mal, Vizuete es pieza del presidente de la Ecuafútbol, cuya imagen pública se ha desplomado desde el Mundial. Eso le resta al entrenador independencia y genera la idea de que la opinión del máximo dirigente tiene mucho, demasiado peso en la convocatoria. El público estaría más tranquilo si otro entrenador estuviera en el banquillo, alguien con un proyecto propio.

4. Tendencia a la controversia
Vizuete no sabe de discreción. En lugar de poner paños fríos al asunto del bajón de Antonio Valencia, exaltó los ánimos al considerar en público que el volante del Manchester United no estaba "mentalmente" listo para seguir como capitán y le retiró la cinta. En todo caso, y en vista que de todos modos Valencia no pensaba jugar los amistosos con Bolivia y Brasil, debió dejar pendiente el tema y no ser tan tajante de sacarlo del puesto de honor tan rápido. Error de fondo y forma.

5. Segundas partes no suelen ser buenas
Es verdad que al 'Maestro' Óscar Tabarez le fue mejor en su segunda fase en Uruguay que en la primera. Pero lo normal es que nunca sea lo mismo. Pasó con Maturana (pese a la Copa América que ganó) y 'Bolillo' en Colombia y con Azkargorta en Bolivia. Los tres con históricos sucesos y luego con secuelas que mancharon sus hojas de servicios. ¿Vizuete podrá elaborar un proyecto lo suficientemente sólido para que se sumen todos los bandos de jugadores, los clubes, la prensa y los hinchas?

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)