7 de noviembre de 2014 19:51

Las futbolistas ecuatorianas están motivadas para su juego crucial

Las jugadoras ecuatorianas recibieron charlas de motivación antes de disputar el primer duelo ante su similar de Trinidad y Tobago en el Olímpico Atahualpa. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Las seleccionadas ecuatorianas recibieron charlas de motivación antes de disputar el primer duelo de respesca al Mundial de Canadá 2015, ante su similar de Trinidad y Tobago en el estadio Olímpico Atahualpa. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 8
Contento 1
Álex Puruncajas.  Redactor (D) apuruncajas@elcomercio.com

Vanessa Arauz, entrenadora de la Tricolor femenina, también se instruyó en psicología para dirigir a las seleccionadas. Ella aprendió esta ciencia para saber cómo tratar a las jugadoras que hoy, 8 de noviembre, enfrentan a Trinidad y Tobago, a las 14:00, en el estadio Olímpico Atahualpa.

Será el juego de ida de la repesca para el Mundial de Canadá 2015. Un resultado positivo dará tranquilidad a la Selección femenina para encarar la revancha, el 2 de diciembre en Puerto España. El equipo ganador del certamen será el tercer representante de Sudamérica en la cita mundialista (junto con
Brasil y Colombia).

Arauz revela que el aprendizaje de psicología le ayudó en la Copa América femenina, que se jugó en septiembre en el país. Ahí, la Tri se ubicó tercera en el torneo y alcanzó el cupo para la repesca. “Las jugadoras vienen de ciudades diferentes y se han formado en distintos ambientes. Por eso, no a todas se las debe tratar igual, hay que saber cómo motivarlas”.

La motivación es uno de los aspectos que Arauz toma en cuenta en la intimidad del plantel. Por ello, en la última charla técnica, les dijo a sus futbolistas una frase contundente: “Este será el día más importante de sus vidas”. Con estas palabras, se refirió al cotejo de hoy en el escenario ubicado en el sector de El Batán, en Quito.

La charla se realizó anteanoche, en una sala de la Casa de la Selección, donde las 22 futbolistas están concentradas desde hace dos semanas. Algunas de las jugadoras rieron y otras se emocionaron con el discurso, según testimonio de la entrenadora quiteña, de 25 años.

Otro momento de emoción también llegó con la entrega de los uniformes que las ecuatorianas utilizarán ante las caribeñas. Las 22 seleccionadas recibieron las prendas y, al observar las camisetas, algunas de ellas lloraron, cuenta la DT.

¿Por qué? “Esta vez la camiseta vino con un logotipo de la FIFA en un costado. Esto quiere decir que, por primera vez, Ecuador está a un paso de la élite”. En el ámbito femenino, el país jamás ha disputado un Mundial y Arauz quiere cambiar la historia. Para ella, este es un desafío personal en su corta trayectoria como entrenadora.

Las jugadoras también ven como un reto a estos dos encuentros de repesca.

Las integrantes de la Selección ecuatoriana de futbol femenino  concentraron en la Casa de la Selección previo al partido ante Trinidad y Tobago. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Las integrantes de la Selección ecuatoriana de fútbol femenino concentraron en la Casa de la Selección.  Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Es el caso de Lorena Aguilar, defensa y mediocampista de 29
años. La quevedeña juega en la selección ecuatoriana desde los 17 años y es una de las más experimentadas dentro del grupo.
Lorena, quien es una jugadora polifuncional en el esquema de la Tri, cuenta que en los anteriores torneos sintió frustración en algunos casos por la imposibilidad de disputar un Mundial.

“Pero desde que se creó el Campeonato femenino empezó a existir más organización en el fútbol ecuatoriano. Y esto se reflejó en la Copa América. ¡Ahora estamos tan cerca de ir al Mundial y no queremos perder esa oportunidad!”.
Festejo en la concentración Kerlly Real cumplió 16 años ayer.

Fue un día especial para la mediocampista ecuatoriana, la más joven del grupo de convocadas. El plantel tiene
un promedio de 21 años.

Kerlly recibió las felicitaciones de sus compañeras en
el comedor del recinto deportivo. A las 11:00 de ayer, algunas de las futbolistas la abrazaron y otras bromearon con la
joven deportista.

A esa hora, la mayoría de jugadoras lucían distendidas. Era la hora para alimentarse con arroz, pollo y champiñones, el menú preparado para la mañana.

Al mediodía, las jugadoras dejaron el lugar y fueron al ­patio del complejo deportivo y a las salas de juego. Ahí, se ­divirtieron con el billar y el tenis de mesa.

Arauz prefirió continuar con su análisis de Trinidad y Tobago. La quiteña insistió en que el juego aéreo es el más peligroso de las caribeñas. Por esto, advirtió que sus jugadoras deben mantenerse concentradas para encarar el trascendental cotejo en el Atahualpa.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)