12 de diciembre de 2017 00:00

Nereida Santacruz, la mejor lanzadora de martillo

Nereida Santacruz Nació en Tulcán el 28 de febrero del 2003. Es estudiante del Colegio Nacional Tena. Antecedentes. Practica el lanzamiento del martillo desde hace tres años y medio

Nereida Santacruz Nació en Tulcán el 28 de febrero del 2003. Es estudiante del Colegio Nacional Tena. Antecedentes. Practica el lanzamiento del martillo desde hace tres años y medio. Foto: Manuel Quizhpe/EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Redacción Cuenca

Nereida Santacruz dejó a su familia en Tulcán para radicarse en Tena. Ese traspaso se concretó después de ser evaluada por una comisión de atletismo de Napo. Allí, desde hace tres años y medio, recibe el apoyo económico la Federación Deportiva provincial.

En su arribo a Tena conoció al técnico cubano Raúl Barreiro, quien se convirtió en su segundo padre. Es su principal motivador, pero también la exige en cada practica para que no sea conformista. “Él quiere lo mejor para mí y me esfuerzo para no defraudarle”.

Según Barreiro, la disciplina es su principal virtud. “Es aplicada en su proceso de entrenamiento, no falta y eso le ha llevado a conseguir buenos resultados”. El estratega recordó que fue ‘reclutada’ entre centenares de atletas carchenses, tras una exhaustiva “pesquisa”.

En la actualidad, es la mejor lanzadora de martillo de Ecuador entre competidoras de 14 años. Lo demostró en los últimos tres meses. Fue campeona nacional cadetes en Riobamba y alcanzó la medalla de oro en los Juegos Nacionales de Menores en Cuenca.

Precisamente en Riobamba, en octubre pasado, impuso su mejor marca en lanzamiento de martillo: 53 metros con 92 centímetros (53.92). En la capital azuaya, en cambio, lanzó 49.34. No se quedó conforme con ese registro, pero le sirvió para ganar la medalla de oro.

Esos resultados le permitieron competir en los Juegos Sudamericanos Escolares que finalizaron anteayer en Cochabamba, Bolivia. Allí terminó quinta, con una marca de 47.86. Fue superada por Valentina del Pilar (de Chile), Keila Vega (Argentina), Sheila Laenen (Uruguay) y Valentina Cano (Colombia).

El objetivo de su entrenador era que lanzara a una distancia de 55 metros; mientras ella se planteó una marca de 66 metros. Sin embargo, Barreiro está consciente que le falta mayor roce a escala internacional. Incluso se lamentó por el escaso número de torneos nacionales durante el año.

En Cochabamba no fue su estreno internacional, puesto que el año pasado ya compitió en unos Juegos Sudamericanos Escolares, con sede en Colombia. Allí terminó octava. El próximo año espera consolidarse en otros certámenes sudamericanos.

Santacruz entrenó lanzamiento de jabalina y judo en Tulcán, pero no pudo representar a Carchi. “Justo cuando iba a debutar me tocó salir de Tulcán con destino a Tena”.

Ella se inclinó por el lanzamiento de martillo siguiendo los consejos del técnico Barreiro. “Al inicio no le gustaba la prueba del martillo, pero mi profesor vio que tenía cualidades y me motivó. Ahora puedo decir que no se equivocó”.

Es alumna del Colegio Nacional Tena y vive en una residencia de la Federación Deportiva de Napo, junto con otras seleccionadas. Sus compañeros siempre están pendientes de sus triunfos y la felicitan. Además, la ayudan con sus cuadernos para que se iguale las materias debido a su ausencia de clases por los viajes dentro y fuera del país.

Su técnico insiste en la falta de certámenes a escala nacional. “Allí se pueden corregir los errores que son propios de la competencia”. Él anhela que el próximo año la situación cambie porque entre sus dirigidos tiene a otros talentos destacados como Steven Cevallos y Luis Dávila, quienes se entrenan con Nereida.

A criterio del entrenador caribeño, la estatura (1,76 metros) de su dirigida es importante para el lanzamiento del martillo. La proyección de crecimiento de la atleta es de 1,81 metros y aquello le permitirá mejorar sus marcas.

El próximo año, con miras a futuras competencias, se insistirá en trabajar la coordinación de movimientos y la rapidez explosiva. De esa manera podrá ingresar con más posibilidades a la categoría prejuvenil.

Santacruz sueña en grande. Quiere ser la mejor lanzadora de martillo de Sudamérica y clasificar a unos Juegos Olímpicos. Su preparación apunta para los Juegos Olímpicos de la Juventud, programados entre el 6 y 18 de octubre del 2018 en Buenos Aires, Argentina.

La seleccionada nacional está convencida que su destino fue ser atleta, puesto que también tuvo propuestas para que practicara baloncesto. Sin embargo, si dejara el lanzamiento de martillo sería judoca”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)