27 de julio de 2016 17:40

Sangolquí se prepara para la final de Copa Libertadores de América

La imagen del Divino Niño que acompaña al equipo de Independiente del Valle, en su complejo, está presente en la plaza de Rumiñahui en Sangolquí. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

La imagen del Divino Niño que acompaña al equipo de Independiente del Valle, en su complejo, está presente en la plaza de Rumiñahui en Sangolquí. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 4
Isabel Alarcón

Pese a la lluvia, los preparativos para disfrutar del partido de Independiente del Valle y el Atlético Nacional de Medellín no se detuvieron la tarde de este miércoles 27 de julio del 2016. En la plaza del monumento a Rumiñahui, el parque Juan de Salinas y el estadio de San Pedro de Taboada se instalaron pantallas gigantes para que los hinchas puedan ver el partido esta noche.

A las 16:30 empezó a sonar las canciones de Independiente en estos puntos. Técnicos de audio y personal de la Policía Nacional ultimaban los detalles para el cotejo. Henry Oña, promotor de eventos, es el encargado de la organización en la plaza del monumento a Rumiñahui. Explica que se habilitará solo una entrada al lugar, para que se pueda hacer un mejor control de las personas que ingresen a ver el partido. No se permitirá la venta ni el consumo de alcohol en la plaza. En uno de los costados se ubicarán a los vendedores ambulantes, para que su negocio no se vea afectado.

La figura del Divino Niño no podía faltar en la plaza. Esta imagen acompaña a la hinchada de los ‘rayados’ desde que empezó la Copa Libertadores. Sus seguidores piensan que esta figura también les ayudó a llegar hasta la final. Oña cuenta que en la primera final, los hinchas se habían olvidado de prender las velas en honor al Divino Niño. “Cuando las velas fueron encendidas, Independiente empató con gol de Arturo Mina”, relata.

La venta de camisetas se incrementó en la plaza de Rumiñahui horas antes de la final de la Copa Libertadores. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

La venta de camisetas se incrementó en la plaza de Rumiñahui horas antes de la final de la Copa Libertadores. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

En los alrededores de la plaza, la venta de camisetas, banderas y chompas negriazules no se detuvo. Los vendedores se instalaron en camionetas para vender sus productos. Lo que más llamó la atención de los transeúntes, fue un vehículo parecido a un Lamborghini, pintado totalmente con los colores del Independiente del Valle. Algunos incluso, pagaban hasta USD 2 para tomarse una foto junto al automotor.

Gonzalo Apunte, dueño y constructor del vehículo, cuenta que lo fabricó luego que los sangolquileños eliminaron a Boca Juniors en Argentina. Apunte se dedica a diseñar prototipos aerodinámicos de alta velocidad y decidió rendir un homenaje a su equipo con esta creación. Este hincha está seguro que Independiente se llevará el título esta noche.

En la plaza de Rumiñahui los hermanos Apunte pintaron su auto con los colores del club Independiente del valle. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

En la plaza de Rumiñahui los hermanos Apunte pintaron su auto con los colores del club Independiente del valle. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

Los balcones de las casas están abanderados con los colores negriazules y en los negocios se exhibe la frase "agrio, tortilla y hornado, mi equipo es un tornado". Todos están ilusionados en que los dirigidos por Pablo Repetto pueda hacer un buen partido.

Desde las 18:00 las pantallas empezarán a transmitir las imágenes previas de la final que se disputará en el Atanasio Girardot. También se proyectarán videos que promocionan los atractivos turísticos del cantón Rumiñahui. Se prevé 4 000 personas acudan a cada uno de los sitios donde se instalaron las pantallas gigantes, en donde se colocaron sillas para mejor comodidad de los adultos mayores.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (0)