9 de May de 2015 20:58

Dos técnicos por sendas distintas 

Rubén Israel, de Barcelona, y Omar de Felippe, de Emelec. Foto: EL COMERCIO

Rubén Israel, de Barcelona, y Omar de Felippe, de Emelec. Foto: EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 2
Ronald Ladines

Rubén Israel, de Barcelona, y Omar de Felippe, de Emelec, viven situaciones distintas estos días. Mientras el estratega amarillo siente la presión de hinchas y directivos por sus malos resultados, el DT eléctrico trabaja con la tranquilidad que le dan las victorias. Hoy los dos lideran a las plantillas de eléctricos y toreros, que se enfrentan desde las 16:30 en el estadio Monumental.

La semana pasada, Israel se reunió tres ocasiones con el presidente torero, Antonio Noboa. La urgencia de resultados positivos abrió la posibilidad de que el DT no renovara su contrato con el club, que termina el 30 de mayo. Esa presión que ejerce la directiva ha estresado al uruguayo.

En las prácticas, Israel se concentró en mejorar el rendimiento del equipo. Blindó a sus jugadores y casi no apareció en los medios. Sus amigos cercanos le dijeron a este Diario que Israel dejó de leer periódicos y de escuchar radios deportivas.

El charrúa también dejó de usar Twitter, la red social que había sido su principal vía de comunicación con la hinchada. Su última actualización fue un retuit el pasado 1 de mayo, durante las celebraciones por los 90 años del club.

Nicolás dos Santos, preparador físico, es su confidente. Ambos llegaron juntos a mediados del año pasado. Él reconoció que la presión ha afectado al grupo, pero confía en que el equipo mejorará su rendimiento, antes del final de la primera etapa.

Lo único que alegró al entrenador en esta semana fue la promesa pública de Matías Oyola, el capitán torero, de que el equipo levantaría su nivel en las próximas jornadas. Antes de esta aparición pública, los jugadores se reunieron con el entrenador en el camerino, y le manifestaron su apoyo.

El término del contrato entre el estratega y el club y los rumores sobre el supuesto interés de Libertad de Paraguay han marcado la semana de Israel, que además acumula tres derrotas consecutivas en el Campeonato Ecuatoriano.

Hoy, el entrenador disputará su quinto clásico del Astillero, y por primera vez se enfrentará a De Felippe, que asumió el mando de Emelec el pasado 15 de marzo. La experiencia del uruguayo, que dirige desde 1995, le da ventaja sobre el gaucho, que se inició como estratega en la temporada 2009.

Esta es la primera vez que De Felippe dirige fuera de su país, y por eso reconoció que su proceso de adaptación ha demorado más de lo esperado. El estratega, que mantiene a los eléctricos en el tercer lugar de la tabla y en pelea por la Copa Libertadores, siente ansias por jugar su primer clásico.

Él evita hablar del cansancio que genera la doble competencia. Al contrario, pide a sus jugadores el máximo esfuerzo en cada juego. “Un equipo grande debe ganar todos sus partidos”, es la frase que más repite el DT durante las ruedas de prensa.

De Felippe es especialista en levantar el ánimo de sus futbolistas. Los llama uno por uno durante las concentraciones y conversa con ellos sobre fútbol y también sobre situaciones cotidianas. Eso ha generado un ambiente de familiaridad con los jugadores.

El entrenador mantiene al grupo feliz y por eso les da días libres cada vez que la apretada agenda de juegos se lo permite. Prefiere que ellos pasen tiempo con sus familias, en lugar de ordenar concentraciones largas antes de los encuentros.

Cuando llegó a Ecuador, el primer partido que presenció fue entre Barcelona y Emelec, en el estadio Modelo. Ese duelo, que se cumplió el 8 de marzo pasado, fue favorable para los eléctricos, que obtuvieron una ventaja de 2-0. Ayer, después de la merienda, estaba previsto que el estratega reuniera al grupo en el comedor del complejo de Samanes para revisar un video de cómo juega Barcelona. De Felippe pidió que su línea defensiva evitara adelantarse. Su hermano Walter de Felippe es su asistente y mano derecha. Él recopila los videos de los rivales y ayuda a construir la estrategia para los partidos. Omar confía en sus argumentos.

Clásico  

Omar de Felippe, con su trato paternal y relajado, tiene ganado al grupo en Emelec. Rubén Israel, de Barcelona, vive momentos de tensión en Barcelona.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)