8 de agosto de 2017 00:00

Buenos rendimientos con poco dinero en el Campeonato

Delfín (izq.) no tiene títulos pero jugará la Copa del 2018. Independiente del Valle (der.) fue finalista de la Libertadores no tiene títulos

Delfín (izq.) no tiene títulos pero jugará la Copa del 2018. Independiente del Valle (der.) fue finalista de la Libertadores no tiene títulos. Foto: API y Archivo EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Redacción Deportes
(D)

Paúl Vélez, el DT de Macará, equipó su oficina en el complejo La Providencia, en el cantón Tisaleo (al sur de Ambato. Allí instaló equipos audiovisuales. Con sus recursos adquirió tecnología para mejorar sus análisis tácticos de fútbol.

El entrenador cuencano, de 46 años, está comprometido con una causa: clasificar a Macará al primer torneo internacional. Los ambateños que ascendieron a la Serie A este año buscan un logro esquivo en sus 77 años de competencia.

Vélez, tras el ascenso, estableció objetivos al iniciar el año: salvar la categoría, promocionar jóvenes, buscar un cupo a un torneo internacional en el 2018 y el más alto era pelear por el campeonato.

Con un presupuesto cercano a los USD 3 millones, el equipo celeste está encaminado a buscar la clasificación a la Sudamericana y no se descarta la lucha por la Libertadores.

“Es difícil sostener un rendimiento equilibrado en todo el año. La segunda etapa es muy competitiva y difícil. Estamos encaminados y hay un compromiso de todos los muchachos”, reconoce Vélez. En lo que va del año, Macará se ha tumbado a los de presupuestos millonarios como Barcelona SC (dos triunfos y un empate), Emelec y Liga de Quito.

Así, jugadas cuatro fechas de la segunda etapa, Macará, Deportivo Cuenca, Independiente del Valle y Delfín son clubes con buen rendimiento en sus campañas y con presupuestos bajos en comparación con los clubes favoritos.

El Delfín, ganador de la primera etapa, se mantiene como postulante al título con un presupuesto que ya superó los USD 2,5 millones.

Guillermo Sanguinetti, el DT del plantel manabita, hizo un pedido a la directiva del club para el segundo semestre del año: sostener al plantel y a las figuras de la primera etapa.

Y lo consiguieron. Nadie se fue del club y solo contrataron tres futbolistas. El uruguayo pidió a sus dirigidos mantener el estilo de juego para tratar de llegar al título sin jugar finales.

Otro de los pedidos de Sanguinetti fue arreglar la cancha en el complejo Los Geranios. Allí se realizaron algunas obras complementarias.

El equipo manabita tiene opciones intactas de pelear el título. Mantiene su rendimiento de local y de visitante. La campaña del equipo manabita es una de las más destacadas. “Barcelona y Emelec han sentido las complicaciones por los lesionados y la exigencia de jugar dos torneos (Libertadores y campeonato). En nuestro caso también hay lesionados. En esta segunda etapa no se permiten errores o ceder puntos claves”, argumenta el DT del cetáceo.

Otro equipo que pelea un cupo directo a la Copa Libertadores es el Deportivo Cuenca. El DT Gabriel Schürrer revirtió la crítica que tuvo al inicio del año por el funcionamiento del equipo. Con triunfos, empates y buenas presentaciones de visitante, el plantel morlaco está en la pelea por un cupo a la Libertadores para el 2018.

Fausto Carvallo, presidente del Cuenca, explica que clasificar a Libertadores sería una inyección económica necesaria para aliviar los problemas que atraviesa el club. Clasificar a la copa significaría un ingreso superior a USD 500 000.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)