18 de junio de 2014 09:36

Rueda y Suárez, amigos y rivales con el objetivo de lograr un pase a octavos

Reinaldo Rueda, seleccionador de Ecuador y Luis Fernando Suárez, técnico de Honduras. Foto: AFP

Reinaldo Rueda, seleccionador de Ecuador y Luis Fernando Suárez, técnico de Honduras. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 8
Triste 0
Indiferente 4
Sorprendido 6
Contento 0
EFE
Logo MUNDIAL 2014

Luis Fernando Suárez, técnico de Honduras, y Reinaldo Rueda, seleccionador de Ecuador, comparten una carrera paralela en los banquillos y una historia similar que ahora les une en un partido clave para sus ambiciones de alcanzar los octavos de final de la Copa del Mundo.

Los dos, en algún momento, han dirigido a las categorías inferiores de Colombia y a las absolutas de Ecuador y Honduras. Los dos son colombianos, los dos fueron jugadores de fútbol y los dos pertenecen a una misma generación en la que cursaron estudios superiores universitarios.

Rueda, licenciado en Educación Física y Salud y Suárez en Contabilidad, vivirán una historia entre dos amigos íntimos que comparten una profesión de la que ambos viven con una pasión inusitada.

Es la historia de dos técnicos que han forjado sus carreras a base de trabajo y que el viernes se verán las caras en Curitiba, donde Honduras y Ecuador disputarán el duelo de la supervivencia de su grupo, en el que Francia y Suiza parecen destinados a seguir en la competición.

Cuando Reinaldo Rueda se encargó de dirigir a Honduras en enero de 2007, no imaginó que su amigo Luis Fernando Suárez le sucedería en el cargo después del Mundial de Sudáfrica en 2010. Pero tampoco se le pasaría por la cabeza que ficharía por Ecuador, equipo que Suárez ya mandó entre 2004 y 2007, un periodo en el que consiguió su mejor resultado de la historia: alcanzar los octavos de final de un Mundial.

Por esa marca lucha Reinaldo Rueda, que conoce perfectamente a la plantilla de Honduras. Hasta diez de los veintitrés futbolistas de la selección sudamericana coincidieron con él en Sudáfrica. Sabe muy bien cuáles son sus cualidades y partirá con algo de ventaja.

Suárez apenas coincidió en Alemania 2006 con Jorge Guagua, Edison Méndez, Antonio Valencia y Luis Saritama, los únicos supervivientes de Ecuador que participaron en el Mundial de Alemania. Pero Suárez, muy metódico en su día a día, seguro que conocerá a la perfección las virtudes y sus defectos de Ecuador.

En la concentración de la Tri, en el complejo Vila Ventura de la localidad de Viamao, algún jugador ya sabe que los conocimientos que tienen ambos seleccionadores entre sí puede beneficiar a Ecuador.

El portero Alexander Domínguez insinuó que puede ser una ventaja para ellos: "El profesor Rueda les conoce muy bien. Tienen futbolistas muy peligrosos, pero ya los dirigió en 2010 y sabe qué tiene que hacer", afirmó.

Pero Suárez, aunque sólo tuvo a sus órdenes a cuatro jugadores, tiene una amplía experiencia en un país que le adora. De Ecuador conoce todo el engranaje de su maquinaría y prácticamente fue él quien desarrollo un estilo que mejoró el combinado de 2002, que se quedó en la fase de grupos del Mundial de Corea y Japón.

Admirado y venerado en Ecuador, tuvo que dejar la selección en 2007, después de tres derrotas consecutivas en la fase de clasificación para el Mundial de Sudáfrica en el que finalmente Ecuador no participó. Su recuerdo está presente en la Tri y nadie puede borrar la huella que dejó en el banquillo sudamericano.

Pero ahora ya no hay tiempo para la amistad por mucho que ambos la proclamasen a los cuatro vientos en un encuentro en Colombia 45 días antes del Mundial. "Tengo mucho afecto y admiración hacia Luis Fernando. Nos toca rivalizar, pero después del juego se acrecentará más la amistad", dijo abiertamente Rueda.

Los dos se intercambiaron información sobre Suiza y Francia. Los dos, antes del Mundial, querían pasar a octavos y dejar fuera a galos y helvéticos, pero eso es ya casi imposible. Se ayudaron mutuamente, pero ahora tendrán que ponerse una zancadilla el uno al otro.

Es el espíritu de supervivencia de dos hombres que han desarrollado carreras similares pero que ahora tienen un mismo objetivo: hundir a su rival para avanzar hacia los octavos de final del Mundial de Brasil.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)