14 de enero de 2018 18:34

Carlos Sainz comienza a asegurar su segundo título en el rally Dakar

Carlos Sainz (der.) al final de la etapa 8 del 2018 en el rally Dakar el 14 de enero del 2018. Foto: Franck Fife / AFP

Carlos Sainz (der.) al final de la etapa 8 del 2018 en el rally Dakar el 14 de enero del 2018. Foto: Franck Fife / AFP

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia EFE

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El piloto español Carlos Sainz (Peugeot) comenzó este domingo a asegurar su segundo triunfo en el Dakar al correr la octava etapa del rally, entre Uyuni y Tupiza (Bolivia), sin tomar riesgos y seguir conservando más de una hora de ventaja sobre sus perseguidores.

Sainz, que tuvo que abrir ruta, quedó quinto en la etapa, a más de 7 minutos del francés Stéphane Peterhansel (Peugeot), su compañero de equipo al que todavía le aventaja en una hora y 13 minutos en la clasificación general.

Al madrileño se le abre aún más el camino para repetir la victoria que ya obtuvo en 2010 gracias a la cancelación de la novena etapa, a disputarse este lunes entre Uyuni y Salta (Argentina), lo que le ahorra 242 kilómetros cronometrados, de un recorrido cuya distancia total es de 755 kilómetros.

Al llegar al campamento, Sainz admitió que restar distancia de competición es favorable para él, pero advirtió que de momento siguen en pie los planes de pasar por Fiambalá y Belén (Argentina), etapas que tradicionalmente "han decidido el Dakar".

"Hay que intentar pasar sin problemas. Ir día a día y defender la primera posición porque en cualquier momento viene la sorpresa. Lo importante es que no cometamos errores y no nos pase nada mecánicamente", comentó.

Al igual que ocurrió el año pasado, cuando el Dakar suspendió en Bolivia una etapa y canceló otra, este año volvió a aducir condiciones meteorológicas adversas para no acometer su noveno acto.

La etapa, la última que se tenía que correr sobre territorio boliviano, pasaba por un territorio con muchos ríos que debían atravesar los pilotos y cuyo caudal es alto por las lluvias de las últimas horas.

Esas mismas lluvias dejaron inundado e impracticable el campamento de Tupiza, donde los vehículos recibirán asistencia mecánica tras haber recorrido casi mil kilómetros desde La Paz al estilo maratón, sin recibir mantenimiento, pues en estas dos últimas etapas solo podían obtener ayuda de otro competidor.

El campamento se tuvo que improvisar a lo largo de una carretera, y esas incomodidades fueron otro de los motivos aducidos por el director de la carrera, Marc Coma, para cancelar la etapa de este lunes.

"Para nosotros sería posible montar mañana una especial a nivel deportivo. Preferimos no arriesgar nada y enviar toda nuestra caravana por carretera hasta Salta y a partir de ahí continuar la carrera de manera normal", argumentó.

Coma indicó que la organización sabía que la parte sur de Bolivia "es sensible desde el inicio" y que la etapa entre Tupiza y Salta "era arriesgada", por lo que no quiere alterar "la dinámica de un Dakar fantástico hasta la fecha".

No obstante, la cancelación de la etapa coincide con una jornada de protestas sociales convocada a nivel nacional en Bolivia para reclamar la abrogación del Código del Sistema Penal boliviano, lo que puede conllevar el bloqueo de carreteras, según medios locales.

No correr la novena etapa no le viene tan bien al español Joan Barreda (Honda) que hoy se subió a su moto cuando parecía imposible, con una rodilla lesionada, para abrir ruta haciendo frente a un intenso dolor, y eso le hizo quedarse a 8 minutos del líder de la carrera, el francés Adrien Van Beveren (Yamaha).

El castellonense está dispuesto a dejarlo todo sobre la pista y quiere seguir en carrera a pesar de tener la muñeca izquierda también dolorida por una lesión anterior.

Más cerca de Van Beveren sigue el argentino Kevin Benavides (Honda), a solo 22 segundos del francés, del que dijo que ambos correrán "a matar" en estas últimas cinco etapas que le quedan al rally, a pesar de que fuera de la pista guardan una buena amistad.
En quads, el chileno Ignacio Casale sigue liderando muy cómodo la categoría y gestiona su ventaja sin correr riesgos, pues sus rivales más cercanos, los argentinos Jeremías González y Nicolás Cavigliasso, están a más de una hora y 45 minutos de distancia.

Por su parte, el argentino Federico Villagra, con su camión Iveco, intenta acercarse al ruso Eduard Nikolaev (Kamaz), al que hoy recortó tres minutos.

Los competidores tendrán este lunes una tregua con la etapa cancelada, por lo que no volverán a competir hasta el martes, cuando se celebre el décimo acto, entre Salta y Belén (Argentina), cuyo recorrido será de 797 kilómetros, entre ellos 373 cronometrados, y pasará por la siempre temida zona de Fiambalá y Catamarca, cuyo calor infernal es de sobra conocido por los veteranos del Dakar. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)