27 de May de 2013 11:09

Rafael Nadal supera un susto en su debut en Roland Garros

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El español Rafael Nadal superó un mal inicio de partido ante el alemán Daniel Brands en el debut del asalto a su octavo título en Roland Garros, antes de imponerse por 4-6, 7-6 (4), 6-4, 6-3 en 2 horas y 54 minutos.

El mallorquín se medirá en segunda ronda frente al eslovaco Martin Klizan, 35 del mundo, que se benefició de la retirada del estadounidense Michael Russell en el tercer set (3-6, 6-1, 6-1 y abandono).

Será el primer duelo Nadal-Klizan. El eslovaco, que el año pasado jugó por primera vez en Roland Garros, cayó en segunda roda.

Tras el encuentro de hoy, Nadal felicitó a Brands por su "fantástico partido" y dirigió en francés unas palabras al público galo: "Estoy muy contento de estar aquí otro año. La pista Philippe Chatrier es una pista muy especial para mi y agradezco al público el apoyo".

El camino de Nadal para conquistar la octava Copa de Mosqueteros comenzó de la peor forma posible. El mallorquín, que el año pasado no cedió ningún set hasta la final contra Novak Djokovic, dejó escapar la primera en esta edición nada más empezar.

Descentrado, sin poder imponer su juego, el mallorquín fue víctima de los raquetazos de un alemán de 25 años, 59 del mundo, poco dado a ganar encuentros sobre el polvo de arcilla.

Fue un susto importante, sin llegar a la de 2011, cuando Nadal debutó cediendo dos sets ante el estadounidense John Isner, antes de recuperarse.

En este caso no fue tan grave, pero fue la primera vez que el mallorquín debuta en Roland Garros cediendo un set, estando contra las cuerdas en el desempate del segundo, cuando cedía por 3-0.

La resistencia del bigardo germano, que nunca había ganado un partido en la tierra batida parisiense, duró aproximadamente una hora y media y le valió para sumar la primera manga y forzar el juego de desempate de la segunda.

Apoyando en un mortal servicio por encima de los 200 kilómetros por hora y en el efecto de las bolas, el alemán desarboló la resistencia de un Nadal que no encontraba la forma de desactivar la demoledora táctica de su rival.

Pero superado ese momento dulce, el reto de vencer al mejor jugador de tierra de todos los tiempos se convirtió en una losa para Brands, que poco a poco se fue diluyendo a medida que Nadal iba recuperando su mejor versión.

El de Manacor había cedido la primera manga y se vio abocado en la segunda a un juego de desempate de mal augurio, si se tiene en cuenta la potencia de saque de su rival.

El escenario se ensombreció todavía más cuando el español cedió su servicio en el primer punto del juego de desempate. Pero, como es habitual, Nadal no se deshilachó y mantuvo la compostura. Recuperó el servicio en el sexto y, a partir de ese momento, todo fue más sencillo.

El alemán empezó a ver las cosas difíciles. Si hasta ese momento tenía que frotarse los ojos para creerse los problemas que estaba creando al favorito número 3, a partir de ahí empezó a ver la realidad tal y como la debía haber imaginado la víspera.

Nadal recuperó el control de la pista Philippe Chatrier, que tantas alegrías le ha procurado. Se adjudicó la segunda manga y, de entrada en la tercera, rompió el servicio de Brands, que nada pudo hacer para recuperarlo.

El mismo guión se repitió en la cuarta, con rotura inicial de Nadal e intercambio de servicios hasta que acabó cayendo el set del lado del español.
Faltaban unos minutos para que se cumplieran las tres horas de juego. Nadal llevaba casi un año sin jugar un partido a cinco sets.

El último, antes de los problemas de rodilla que le mantuvieron siete meses alejado de las pistas, fue el que disputó en Wimbledon contra el checo Lukas Rusol.
Tras aquella derrota, Nadal decidió afrontar sus problemas de rodilla y se alejó de las pistas.

Después de su retorno en Viña del Mar en febrero pasado solo ha concedido dos derrotas: contra el argentino Horacio Zeballos en la final de ese torneo y frente al serbio Novak Djokovic en la de Montecarlo.

Entretanto, el español se ha anotado los Masters 1.000 de Indian Wells, Madrid y Roma, además de los torneos de Sao Paulo, Acapulco y Barcelona.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)