9 de septiembre de 2016 15:32

Un felíz desenlace

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 8
Fernando Robayo

Luego de 11 meses de obras, el intercambiador de Carapungo, el más grande de Quito, está listo. Fue entregado oficialmente a la ciudad el pasado lunes, por parte del Municipio, para complacencia no solo de los moradores de las zonas aledañas, sino de todos quienes transitan por el lugar de manera habitual u ocasional.

La finalización de la obra coincidió con el inicio del período escolar 2016 - 2017, que suele ser caótico en términos de circulación vehicular en ciertos puntos de la ciudad, entre los cuales el extremo nororiental de Quito no era la excepción.

Gracias a su entrada en operación los tiempos de desplazamiento se redujeron notablemente en todas las intersecciones, especialmente en las que conectan con la Panamericana Norte, la av. Simón Bolívar y la calle Giovanni Calles, que son las principales arterias del sector y que hasta hace poco constituían nudos críticos para la movilidad.

El caso del intercambiador de Carapungo es emblemático para la ciudad, no solo por la solución que aporta a un problema vial de más de una década, sino también porque es una muestra de que la incomodidad temporal que experimentan los usuarios al final tiene una valiosa recompensa.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)