20 de enero de 2017 15:35

El efecto Trump empieza a sentirse

Las dos estructuras, que iban a servir para la ensambladora, fueron abandonadas

Las dos estructuras, que iban a servir para la ensambladora, fueron abandonadas. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Agencias (I)

La elección de Donald Trump como el nuevo mandatario de Estados Unidos generó diversas preocupaciones en el mundo entero.

Una de ellas afecta directamente a la industria automovilística. Y es que Trump, en las últimas semanas, ha amenazado a varias
marcas con incrementarles los aranceles en EE.UU. a quienes construyan fábricas en México.

Esto ocurrió después de que el magnate norteamericano asegurara que no tolerará que las empresas inviertan en otros países y no en el suyo. “Si usted quiere mudar su fábrica y, por ejemplo, la construirá en México y fabricará sus aires acondicionados o autos o lo que sea y lo venderá a través de nuestra frontera va a pagar un gran impuesto fronterizo”, advirtió Trump, quien llegó a la
Casa Blanca ayer.

A las declaraciones del Primer Mandatario estadounidense se sumó la decisión de Ford Motor Company de cancelar la construcción de una ensambladora en San Luis
Potosí, México.

Allí se edificaban dos estructuras que conformarían la nueva planta de la marca en ese país. Sin embargo, y a pesar de que el fabricante había anunciado que no detendría sus trabajos, la obra se paralizó de un momento a otro.

La noticia tuvo un impacto negativo en la población de esa localidad, pues contaban con los ingresos que esta construcción debía generar en los próximos cuatro años. “El de allá de Estados Unidos (Trump) es el que está apretándonos las tuercas. Él nos quitó Ford para llevárselo”, dijo Concepción Segura, de 54 años, uno de los humildes pobladores perjudicados por la decisión.
“Esto ocurrió a pesar de que Ford había dicho en varias ocasiones que no cancelaría sus planes, pese a las amenazas de Trump. Pero la firma no cumplió”, añadió.

Otra de las afectadas vive en Providencia, un pequeño poblado de 30 casas que está a pocos metros del sitio en el que se ejecutaba la obra. Teresa Contreras, de 34 años, relató que sus planes de trabajar en el departamento de limpieza de la ensambladora se truncaron. “Me dijeron que iba a durar como cuatro años y solo fueron cuatro meses”, añadió la mujer.

Sobre la carretera de esta zona también se construían casas para ser ofrecidas en alquiler. Esto con la idea de que llegarían nuevos trabajadores al sector. Según se tenía previsto hasta hace poco, la construcción de la ensambladora debía generar 2 800 empleos directos y 10 000 indirectos.

Otra de las preocupaciones del Estado mexicano pasa por las declaraciones de Trump en las que se aseguró que Estados Unidos podría retirarse del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Tlcan). Este acuerdo le permite a México exportar vehículos a EE.UU. con arancel cero.

En 1994, cuando entró en vigencia el Tlcan, se produjeron en México 1 097 381 autos, de esa cifra se exportó el 52%. En el 2016 la producción de vehículos prácticamente se triplicó respecto de aquel año, para llegar a un total de 3 768 268 unidades, de las cuales se exportó el 79,87%.

La decisión de Ford y las amenazas de Trump ya han tenido repercusiones en las empresas mexicanas. Por ejemplo, el grupo constructor Coconal cancelará las adquisiciones de vehículos Ford de acuerdo a una carta que circuló por Internet. No obstante, no hubo una confirmación institucional de la firma respecto a este documento.

Experiencias Xcaret, un operador turístico que trabaja en la península de Yucatán, anunció que tampoco comprará vehículos Ford. “La tendencia mundial apunta a la construcción de un modelo económico que promueva un compromiso de paz y la decisión de Ford es contraria”, comunicó la empresa.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (1)