7 de julio de 2014 17:08

El novillero Borja Jiménez triunfó en Pamplona

El novillero Borja Jiménez durante su comparecencia en Pamplona. Foto: EFE.

El novillero Borja Jiménez durante su comparecencia en Pamplona. Foto: EFE.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
EFE
Pamplona 

El novillero sevillano Borja Jiménez, que cortó tres orejas tras una actuación marcada por su solvente valor, consiguió la primera salida a hombros de la feria taurina de San Fermín, que comenzó en Pamplona.

FICHA DEL FESTEJO.-

Novillos de El Parralejo, bastos y muy descastados, los dos primeros y el sexto; mejor hechos y encastados, tercero y cuarto, a este último, "Camillero" de nombre, se le dio la vuelta al ruedo en el arrastre.

Borja Jiménez: estocada (oreja); estocada (dos orejas); y media estocada atravesada y tres descabellos (ovación en el que mató por Posada).

Francisco José Espada: estocada desprendida (ovación tras leve petición); y estocada desprendida (oreja).

Posada de Maravillas: dos pinchazos y lesionado; remató al novillo Borja Jiménez de estocada desprendida y tres descabellos (silencio tras aviso).

Posada fue atendido en la enfermería de un corte profundo en la muñeca derecha con graves lesiones articulares, a la espera de parte médico, y de un varetazo en un muslo.

La plaza tuvo más de dos tercios de entrada.

VALOR Y CABEZA

El redondo triunfo de Borja Jiménez  en Pamplona es de los que marcan la verdadera proyección de un novillero. Y no tanto por el número de orejas cortadas, que fueron tres, sino por el nivel que tuvo toda su actuación ante tres utreros de El Parralejo de muy distinta condición y exigencia.

El novillero de Espartinas (Sevilla) se mostró con su lote y con el serio novillo que tuvo que estoquear por el herido Posada de Maravillas, como un torero de un valor solvente para aguantar con firmeza las dificultades, pero también con cabeza para aplicar los recursos necesarios en los momentos oportunos de las faenas.

Al primero, un manso que no paró de huir en los primeros tercios y que se negaba a entregarse en las telas, Jiménez le fue encelando con mucha firmeza y sin dejarse tocar la muleta cuando el animal comenzó a defenderse a tornillazos.

Sacó así partido de donde apenas lo había para, después de una buena estocada, cortar la primera oreja de la tarde. Dos más le dieron del cuarto, al que, igual que al que abrió plaza, llevó muy toreado en los vuelos del capote.

Este otro fue un novillo más armónico que se movió y repitió humillado durante la primera mitad de la faena, aunque con cierto temperamento que Jiménez también suavizó con el engaño muy planchado. Y cuando el de El Parralejo se fue apagando, supo aprovechar lo que quedaba de embestida en circulares y pases sueltos de similar firmeza.

La espectacular agonía de bravo de "Camillero", tras otra buena estocada del sevillano, contó mucho para que se le concediera la vuelta al ruedo en el arrastre al animal sin las dos orejas que fueron a manos de Jiménez.

El sexto, que el sevillano tuvo que estoquear por encontrarse Posada en la enfermería, fue prácticamente un toro, por trapío y volumen, solo que sin raza y con unas complicaciones ante las que Jiménez también hizo gala de su competencia lidiadora.

Otra oreja Francisco José Espada, que tuvo un lote poco lucido: el descastado segundo no se empleó nunca y el quinto si bien sacó nobleza apenas tuvo duración. El novillero de Fuenlabrada (Madrid) le puso voluntad a ambos trasteos y sacó algunos pases estimables para finalmente pasear ese trofeo que compensó el conjunto.

A Posada de Maravillas, triunfador de la novillada de la pasada edición de los Sanfermines, le cupo en suerte un tercer novillo encastado y con fuertes embestidas, aunque acusando cierta descoordinación en los cuartos traseros que le hacía ceñirse en exceso.

La del novillero extremeño fue una faena enfibrada pero muy desigual de temple, con grandes momentos finales al natural, y que hubiera tenido premio de no ser por el profundo corte en la muñeca derecha que se hizo con su propia espada en el segundo pinchazo en la suerte suprema.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)