18 de February de 2013 11:38

La paliza de Independiente: cinco goles, cinco reflexiones para Barcelona

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El fin de semana dejó dos palizas que pasarán a la historia. Una fue la de Rafael Correa, que ganó las elecciones presidenciales en la primera vuelta. La otra es la que le propinó Independiente del Valle a Barcelona en el Monumental, un histórico 5-2 que ni siquiera ocurrió en las horas más bajas del marurismo. Nunca antes el ídolo recibió cinco goles en su estadio. Esto merece cinco reflexiones:

1. El técnico

El entrenador Gustavo Costas está fallando escandalosamente. El equipo no luce con estado físico para correr los 90 minutos. Tampoco transmite motivación ni entrega. El juego colectivo prácticamente no existe y las individualidades de ayer están flojas. Y ese esquema de tres en el fondo ha sido, más que un desastre, una vergüenza, sobre todo porque arriba se juega con un solo delantero. Sumemos a esto que el manejo de las contrataciones para esta temporada ha sido bastante extraño, con Penilla sin saltar a la cancha, con Banguera tapando cansado –y sobrado- a pesar de que sí tiene relevos en la banca, con Cristian Cruz sin opciones… El entrenador sigue creyendo que está en el 2012, cuando todos los equipos tiraron la toalla. Ahora le contragolpean de lo lindo y lo lastiman. Para remate, se lo acusa de despreciar a los jugadores de la cantera. En fin, no se nota que Costas haya trabajado. Dos meses de a vaca que le merece este dudoso honor: Barcelona es el segundo peor campeón de la historia en sus primeras cuatro fechas. Aplausos.


2. Perlaza

Este defensa merece estar en un cuento de Julio Cortázar o, por último, de Mario Benedetti. ¡Qué manera de entrar y salir de los análisis! Quizá se ha exagerado su real peso en este desastre que es el Barcelona de enero y febrero, pues Saucedo ha sido mucho más ineficiente, pero es innegable que Perlaza está rayado. Dentro del área estorba a los compañeros, genera penales y sale a destiempo. Fuera del área, manotea y molesta. Ante Independiente mereció la roja (que no la vio) y cometió un penal descarado, agarrando por la camiseta al rival que se le escapó (algo que el juez no pitó). Barcelona pudo perder por 7-2 facilito. Perlaza es el monumento a la impotencia.


3.  El medio campo

Barcelona ha mostrado este pobre nivel porque ha perdido la batalla en el medio campo. Oyola ofrece el corazón como la canción de Fito Paéz, pero no marca. Paredes obstruye poco y mal (todavía le debe estar doliendo la cintura tras el quiebre que le hizo Recoba, para el centro que dejó las cosas 2-2 en Montevideo). Y, cuando la ‘Hormiga’ desborda, no tiene acompañantes. Y Arroyo, guatón como chofer de interparroquial, también comienza a rayarse dando golpes descalificadores. Díaz se esmera pero no puede entregar bien la pelota, básicamente porque nadie queda libre. Sin mediocampo, la guerra está perdida.

 

4.  La ofensiva

Para sorpresa de muchos, Nahuelpan está rindiendo más allá de lo que se esperaba. Tenía razón Edgardo Bauza: ese delantero necesitaba un equipo que se ajustara a sus características. Pero este ariete lucha demasiado solo, pues el esquema abridor no lo ayuda y, cuando entra Castilejos, es como si el rival ganara un defensa. No obstante, la sombra del implacable Narciso los persigue a todos.


5. La dirigencia

Los directivos no han acertado mucho entre diciembre y febrero. Formaron parte de la novela de Zeballos para que este crack acabara en Emelec. No llegó mucha gente a la Noche Amarilla, que más bien fue una Noche Desteñida. La meta del Barcetón no se cumplió y, al contrario, ahora la fama de equipo chiro y sin posibilidades se está contagiando al equipo. Las auditorías solo sirvieron para que se supiera cuánto se ha desperdiciad en nombre del ídolo. Hubo un tinte político desagradable con el PRIAN, cuyo líder dio préstamos al equipo. Se dejó ir a Revoredo, un defensa con oficio, y se contrataron cuatro delanteros que no tienen opción de jugar. Y, para colmo, para remate, en el reclamo que pide Barcelona por el pésimo arbitraje en Montevideo, el oficio de la Ecuafútbol habla del Club Atlético Nacional de Uruguay, cuando el equipo en realidad se llama Club Nacional de Football. No se sabe ni siquiera con quiénes se juega. Aplausos.

 

Mensaje final

Lo bueno es que esto recién va en el inicio. Hay tiempo para dar el golpe de timón que enderece este derrotero. La posibilidad del bicampeonato se mantiene para Barcelona. Se verá cómo marcha la Copa Libertadores, que se antoja insuperable, y cómo Emelec conserva su estupendo equilibrio hasta fin de año. No se puede ganar siempre, y esto vale para todos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)