24 de September de 2012 13:13

El nuevo estratega del 3 de Julio dirige más por vocación

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1

Fuera de la cancha es un jugador más del equipo. Toca el balón con los futbolistas durante las prácticas, hace los ejercicios de calentamiento y corre de igual a igual.

José Echeverría cambia su papel solo cuando sus pupilos están a punto de saltar al campo de juego, para un partido oficial del torneo zonal de fútbol.

Desde el 20 de agosto pasado, Echeverría es el director técnico del tradicional equipo 3 de Julio, de Santo Domingo.

Conoce el nombre de todos los jugadores y trata de estudiarlos, para hacer un acompañamiento particularizado, pero sin descuidar la formación grupal. Es la filosofía de trabajo que trata de aplicar en este club.

Antes de cada cotejo hace que los jugadores formen un círculo y les habla directo, claro y sin gritos: “Angulo sin descuidar tu área. Jordán es tu primer partido como titular. Necesito el apoyo del grupo”.

Eso fue lo que les dijo el 16 de septiembre pasado, antes de enfrentar al Independiente de Salinas. Ganaron los tsáchilas porque el otro equipo no llegó a tiempo.

Fernando Chávez, capitán del 3 de Julio, cree que el nuevo sistema del entrenador tiene ventajas. “Uno se siente más cercano, con más confianza y también más comprometido”.

El plantel busca este año conseguir el ascenso a la serie B, del fútbol ecuatoriano.

“Nosotros tenemos que adaptarnos a los cambios de cada entrenador. El ‘profe’ nos está enseñando a confiar en el otro”, agrega el capitán del equipo.

En el partido de debut, Echeverría debutó con un triunfo 1-0 frente a Alianza del Pailón, en San Lorenzo (Esmeraldas).

“Conseguimos ganar como visitantes, que es lo importante. Me da gusto dirigir a este equipo de donde salí”, comenta el técnico.

Él jugó como volante, en el 3 de Julio desde que tenía 14 años. De ahí el cariño que le tiene. Incluso no cobra salario en el equipo, por el momento, mientras se supera una crisis económica. “Mientras esté en mis manos , voy a apoyar”.

Echeverría vive de lo que dejan los arriendos de las casas que logró hacer en su paso como deportista y entrenador.

A los 17 años, recuerda, El Nacional se interesó en él y su pase fue comprado por 25 millones de sucres. Entonces el país aún no se había dolarizado.

Al primer año que jugó con el equipo criollo (1992) se coronó campeón del torneo nacional.

Al año siguiente fue convocado a la Selección ecuatoriana. En su primer partido con la Tricolor marcó un gol contra Paraguay, en Colombia.

Fue en el torneo Juventudes de América Sub 20 (1993). En ese mismo año dejó la Selección y El Nacional porque sufrió una ruptura de tendón. “Me hicieron un trasplante”.

Luego de su recuperación jugó en Macará y en Técnico Universitario. Con los dos equipos quedó campeón de la serie B.

“Por su agilidad y ubicación en la cancha lo comparaban con Álex Aguinaga”, dice Giovanny Mera, actual técnico del club Águilas. Él estuvo al frente del Técnico Universitario cuando Echeverría jugaba.

Franklin Venegas, presidente del equipo, aseguró que la experiencia y el amor por el equipo hizo que se tome la decisión de confiar la dirección técnica a Echeverría.

El 3 de Julio está tercero en la tabla de posiciones. El torneo terminará en diciembre.


HOJA DE VIDA

Su experiencia. Obtuvo una licenciatura en Educación Física, en la Universidad Luis Vargas Torres.

Jugó de volante en El Nacional, Macará y Técnico Universitario.

Su punto de vista. “Los futbolistas deben jugar en equipo dentro y fuera de la cancha”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)