26 de septiembre de 2015 00:00

Pablo Prigioni es un veterano jugador que llega ilusionado a los Clippers

Pablo Prigioni (der.) y Wesley Johnson (izq.) de Los Angeles Clippers firman balones en  Playa del Rey, California, EE.UU. el  25 de septiembre del 2015- Mike Nelson /  EFE

Pablo Prigioni (der.) y Wesley Johnson (izq.) de Los Angeles Clippers firman balones en Playa del Rey, California, EE.UU. el 25 de septiembre del 2015- Mike Nelson / EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE

Pablo Prigioni, a sus 38 años, se siente como un niño con zapatos nuevos. El base argentino afronta su cuarta temporada en la NBA con "ilusiones renovadas" tras su fichaje por Los Angeles Clippers, uno de los equipos favoritos para alzarse con el anillo la próximo temporada.

"Siento que es un premio", dijo el de Río Tercero (Córdoba) a una pregunta de Efe durante el Media Day, la presentación del equipo ante los medios de comunicación, en el centro de entrenamiento de los Clippers, situado en Playa Vista (California).

"Me lo tomo como tal y me preparo como si fuera a jugar una Olimpiada y fuera un atleta subvencionado con una beca", añadió el veterano, feliz y claramente ilusionado.

"Así me siento. A esta edad que tengo, poder competir a este nivel y que te den la posibilidad de formar parte de un equipo como éste... Lo tomo de esa manera", manifestó Prigioni, exmiembro de los New York Knicks y los Houston Rockets.

El director de juego llega a una plantilla dirigida por Doc Rivers que volverá a contar con su principal trío de estrellas (Chris Paul, Blake Griffin y DeAndre Jordan) tras un verano agitado donde el pívot estuvo a punto de hacer las maletas hacia Dallas.

Para esta temporada ese núcleo contará con otras piezas relevantes (Lance Stephenson, Paul Pierce, Josh Smith y Wesley Johnson, entre otros) que convierten a los Clippers en uno de los principales aspirantes al título.

"Las expectativas son muchas, buenas y altas... Tenemos una gran plantilla. Ahora viene lo más difícil, que es poner todo junto. Hay muchísimo trabajo que hacer para convertirnos en un equipo, pero con mucha ilusión por la calidad que hay. Toca trabajar e ir construyendo", valoró Prigioni.

Eso sí, el argentino huye de las etiquetas que colocan al equipo como contendiente a la gloria y recuerda "la dureza" existente en la Conferencia Oeste. "El tema es que en el Oeste prácticamente todos son favoritos", indicó.

"Estamos en un grupo de equipos con mucho potencial para pelear, así que ver hasta dónde somos capaces de llegar. Más que pensar en lo que pasará en 9 meses, tenemos que centrarnos en el hoy y en hacer cada día el mejor entrenamiento que podamos. Así iremos sumando días para convertirnos en el mejor equipo que podamos ser", manifestó.

El base destacó la profundidad del banquillo de los angelinos y consideró importante convertirse "rápido" en un buen equipo capaz de desplegar "el mejor baloncesto posible" para, así, "dosificar a todos los jugadores" llegado el momento de las eliminatorias por el título.

"A los playoffs hay que llegar frescos y en el mejor momento de la temporada", comentó.

A nivel personal, el exjugador del Tau Cerámica y del Real Madrid, entre otros conjuntos de la Liga española, aseguró que "desde hace mucho" su objetivo es ponerse "al servicio del equipo" y ayudar cuando se le necesite, ya sea para disputar 1 o 25 minutos.

"Debo estar preparado en cualquier momento y dar el mejor nivel que pueda", declaró.

Por ahora no ha tenido tiempo de charlar con Rivers y descubrir qué espera de él exactamente sobre la pista, pero se le ve cómodo y confiado al tener como compañero a Chris Paul, uno de los mejores bases de la Liga, a quien no dudará en aconsejar si la
situación lo exige.

"Me gusta hablar con los compañeros siempre, da igual quien sea", explicó.

"Si veo algo que creo que puede ser útil, se lo diré, igual que me gusta que me lo digan a mí. Me siento con un poco de entendimiento del juego como para hacérselo saber a quien sea. Me gusta hacerlo. Lo vivo mucho. Cosas que vea con las que puedo sumar lo haré manteniendo el lugar y el respeto", manifestó.

Durante la jornada se le pudo ver bromeando con los líderes del equipo e incluso Paul destacó su fichaje -mencionó sus enfrentamientos en Juegos Olímpicos y en la NBA- durante su encuentro con los medios.

"Me han recibido muy bien. He sentido mucho respeto de parte de todos y lo valoro muchísimo porque soy extranjero, aunque llevo años aquí. Eso me carga las pilas para dar el 120 por cien", finalizó. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)