10 de julio de 2015 17:19

Los nadadores del Club Rancho San Francisco se acostumbraron a ganar  

Nadadores del Club Rancho San Francisco junto con el entrenador Alberto Hernández (quinto desde la izq.). Foto: Carlos Rojas Acevedo / EL COMERCIO

Nadadores del Club Rancho San Francisco junto con el entrenador Alberto Hernández (quinto desde la izq.). Foto: Carlos Rojas Acevedo / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Carlos Augusto Rojas

Acudir a una piscina para pasar el rato ya no es la norma en el Club Rancho San Francisco, donde algunos de sus nadadores se treparon a lo más alto de las clasificaciones nacionales.

La natación es un deporte duro y se requiere de una gran determinación para triunfar", explica el entrenador Alberto Hernández, quien esperó más de una década  para encontrarse con un equipo ganador. Sus deportistas  se impusieron  en un torneo nacional en mayo, sus equipos infantiles sobresalieron en el nacional de novatos y una de sus estrellas participará el mes que viene en el mundial juvenil.

¿Sus actuales pupilos son mejores que los de otras generaciones?. El experto cubano de 44 años, quien trabaja en esta piscina desde hace más de 12 años, confirma que no es así. Simplemente, a la calidad de los deportistas (que ya existía antes), se sumó el compromiso de los padres de familia y de los propios nadadores.

Hernández estuvo con este club desde antes de la inauguración de la piscina semiolímpica de 25 metros.  Durante  m+ás de una década  se encontró con talentos deportivos que,  en la mayoría de los casos,  dejaban de entrenarse para la alta competencia por acudir a las clases universitarias.

Ahora, por el contrario, cuenta con un grupo que se ha trazado grandes metas deportivas y que está dispuesto a  los sacrificios que la alta competencia implica: ejercitarse dos y tres jornadas diarias, estudiar a distancia, alimentarse apropiadamente todo el tiempo y más. 

Con el compromiso de deportistas, padres de familia y cuerpo técnico, el club se consagró campeón en la XI Copa Internacional Rancho San Francisco, realizada a mediados de mayo, dejando atrás a clubes tradicionales como El Batán, Regatas, Loja, Naútico, Hermanos Enderica, entre otros.

En aquella ocasión, el esmeraldeño Boris Reyes logró el récord nacional de los 100 metros estilo pecho con 1:05:36 minutos, en la categoría 15-17 años. Este deportista, que se entrena en Quito desde hace un año, se prepara para acudir en agosto al Mundial Juvenil de Natación en Singapur.

Por si fuera poco, el nadador esmeraldeño  intentará un cupo para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016. “Hay que ponerse metas reales y a corto plazo”, afirma el entrenador, quien está convencido que el pechista tiene las condiciones para buscar un cupo olímpico.

En el club también se destacan Daniela Tapia y José Mora, entre otros deportistas con nivel para integrar selecciones nacionales. Por si fuera poco, en las categorías infantiles también se impusieron a escala nacional.

Las novatas ganaron en Guayaquil
Melissa Merino, integrante del club Rancho San Francisco, se consagró campeona nacional de la categoría 9 años en el I Festival Nacional de Novatos Fena 2015 que se realizó a finales de mayo en la piscina a de 50 metros Jorge Delgado Panchana.

En el podio de su categoría la acompañaron Micaela Mera y Ariana Angos, ambas del Club Regatas de Quito. 

En la cita guayaquileña también se destacó María Julia Maya, quien alcanzó el segundo lugar en la categoría de 10 años. ​

Fernando y Melissa Merino en la piscina del Club Rancho San Francisco. Foto: Carlos Rojas A. / EL COMERCIO

Fernando y Melissa Merino en la piscina del Club Rancho San Francisco. Foto: Carlos Rojas A. / EL COMERCIO

Mientras otros niños observan la televisión para descansar después del horario de clases, Melissa acude a la piscina  y solo en las noches concluye sus tareas. A la campeona nacional  le encanta  pasar en el agua por lo que está convencida que llegará a representar al país en citas panamericanas y olímpicas.

Su padre, el triatleta Fernando Merino, admira la determinación de Melissa. Él asegura que su pequeña nadadora tiene afiches de músicos y actores, como cualquier niña de su edad, pero también biografías de grandes nadadores pegadas en la pared de su cuarto.  “Ella es un talento y está demostrando que sí es posible destacarse en el país”, aseguró el padre que también es deportista y que se alista para participar en el Ironman 70.3 Ecuador 2015, que será en Manta, en agosto. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)