13 de October de 2013 00:04

La música se constituyó en una aliada de los seleccionados

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Un parlante portátil de propiedad de Jefferson Montero matizó el viaje de Ecuador hasta Chile. En la aeronave de la compañía Tame, la música de varios géneros se confundió con las bromas y risas de los seleccionados.

El triunfo que consiguió la Tricolor ante Uruguay, anteayer, generó que el desplazamiento hacia suelo araucano fuera distendido y de mucho optimismo.

Los futbolistas estuvieron sonrientes. Algunos accedieron a tomarse fotografías con los hinchas que estuvieron en el vuelo chárter. También firmaron autógrafos.

Mientras tanto, la música que salía del parlante de Montero solo dejó de sonar en las partidas desde Quito y luego de Guayaquil, en donde el avión hizo escala para cargarse de gasolina.

Antonio Valencia fue el más solicitado al momento de pedir autógrafos. Un hincha se presentó ante él con la camiseta del Manchester United puesta, mientras la aeronave estuvo detenida en el Puerto Principal. 'Toño' lo miró sonriente, pero los colaboradores de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) le pidieron para hacerle firmar después.

El cuerpo técnico también lució feliz. Alexis Mendoza y Carlos Velasco, los asistentes del entrenador Reinaldo Rueda, fueron quienes más se pasearon por los pasillos antes de salir desde Quito y en la parada técnica. Ellos conversaron con los futbolistas y a momentos soltaron carcajadas que se escucharon en toda la nave.

El más activo de todos fue Vinicio Luna, jefe de logística del combinado. El colaborador caminó por el pasillo del avión, incluso durante el vuelo, para ver que todo estuviera en orden, con toda la tripulación satisfecha.

Otro momento emotivo se dio cuando el capitán del avión dio las gracias a la Selección, a través del altoparlante, por el triunfo sobre los uruguayos. También les deseó suerte para el cotejo de este martes en Chile. Esto originó aplausos y vítores en las tripulación.

Ecuador solo requiere de un empate para clasificarse directamente al Mundial Brasil 2014. La victoria en Quito fue determinante y eso tiene felices a los jugadores.

Frickson Erazo, por ejemplo, viajó sin zapatos, muy distendido. Adrián Bone se levantó en ciertos momentos para hacerle bromas a sus compañeros Walter Ayoví y a Máximo Banguera.

Los otros seleccionados se dedicaron a dormir, a leer un poco, revisar sus tabletas, jugar y bromear entre ellos.

Esa característica evidenció la delegación en el traslado hasta Chile. En la noche anterior (viernes), después del partido, el cuerpo técnico decidió darle libres a los seleccionados, con la condición que pasaran con sus familiares. El triunfo ante los uruguayos llevó que Rueda tomara esa decisión en conjunto con la dirigencia.

Los seleccionados salieron a cenar con sus esposas e hijos. Frickson Erazo puso en su cuenta de Twitter (@FricksonErazo3 este mensaje: Ahora cenando en familia, gracias afición ecuatoriana, este triunfo es de todas y todos! Estos entretelones tuvieron los seleccionados horas antes de salir hasta Chile. En este país, Vinicio Luna y el cuerpo técnico tienen una agenda que incluye la concentración, entrenamientos y aislarse de los hinchas araucanos y ecuatorianos para mantener la concentración que requieren horas antes del partido de este martes.

El desplazamiento también tuvo un poco de reflexiones de directivos y del cuerpo técnico. Uno de ellos fue Carlos Velasco, preparador físico de la Tri y brazo derecho de Rueda. "En estos años, la sociedad y una parte de los periodistas han sido injustos en la valoración del trabajo que hemos realizado por Ecuador. Siempre nos propusimos clasificarnos y llevar a cabo un proceso de renovación". "Somos un equipo de trabajo que siempre quiere lo mejor", agregó Velasco.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)