26 de agosto de 2017 18:56

Murray  no jugará el US Open: Nadal y Federer van mano a mano por la gloria 

Andy Murray con su entrenador Ivan Lendl en una práctica del 26 agosto, antes de anunciar que se retiraba del torneo.  Foto: AFP

Andy Murray con su entrenador Ivan Lendl en una práctica del 26 agosto, antes de anunciar que se retiraba del torneo. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia DPA

Dos días antes del comienzo de la acción, el Abierto de tenis de Estados Unidos vivió su primer gran impacto, con la baja del británico Andy Murray por no haberse recuperado de una lesión en la cadera, situación que dejó al español Rafael Nadal y al suizo Roger Federer en una lucha directa por el número uno del mundo.

Murray, segundo favorito en el cemento neoyorquino, anunció que a pesar de los esfuerzos que hizo,no jugará el torneo porque no se recuperó de la lesión en la cadera que le impidió actuar desde que perdiera en Wimbledon ante el estadounidense Sam Querrey.

El campeón de 2012, que aseguró que consultó varios especialistas antes de renunciar al torneo, esperó hasta último momento para decidir su participación en el certamen, pero finalmenteoptó por no jugar. "Desafortunadamente, no voy a estar jugando aquí este año", indicó Murray en la rueda de prensa que brindó hoy. "Estuvepracticando bien los últimos días, pero seríademasiado doloroso para mí todo lo que tendría que pasar paraganar el torneo y, en última instancia, estaba aquí para intentar hacer eso", argumentó Murray.

El británico, que explicó que la lesión se produjo durante la semifinal de Roland Garros que perdió ante el suizo Stanislas Wawrinka y que después jugó Wimbledon con muchas molestias, indicó que en breve definirá la estrategia a seguir en su recuperación. "Definitivamente voy a tomar una decisión en los próximos días con mi equipo", remarcó Murray, que aclaró que su baja se debe a una cuestión de tiempos y no por el riesgo de agravar la lesión.

De esta manera, Murray se suma a las ausencias de nombres importantes como el serbio Novak Djokovic, dos veces ganador y finalista el año pasado; el suizo Stanislas Wawrinka, campeón defensor; el japonés Kei Nishikori, finalista en 2014 y semifinalista el año pasado; y el canadiense Milos Raonic, finalista en Wimbledon 2016, que no están en Nueva York recuperándose de diferentes lesiones.

Como el anuncio se hizo de forma posterior al sorteo, el sitio de Murray será cubierto por un "lucky loser", pero los puestos de preclasificación se mantendrán. Por eso, Nadal, número uno, y Federer, número tres, quedarán en la misma parte del cuadro y se enfrentarían en una eventual semifinal. A diferencia de Federer, que dijo que le gustaría un gran choque nocturno con Nadal en las semifinales, el español expresó su sinceridad al destacar que preferiría jugar en esa instancia con un adversario más accesible que el suizo.

"Si llegó a las semifinales, no. Prefiero jugar contra otro. Es obvio, ¿no? Suena muy bien un partido así, pero lo real es que prefiero enfrentarme contra otro jugador, más fácil si es posible", señaló Nadal con una sonrisa.

Ante la baja de Murray, ese eventual choque entre ambos significaría un duelo directo por el número uno del ranking. "Sé que quieres oír lo contrario, que me encantaría jugar con él, pero no. Es claro que entiendo que va a ser genial para nuestra historia y, si llega a suceder, será algo grande y asombroso", resaltó el mallorquín, que destacó que ya no es sorpresa que figure con Federer como candidato a ganar el título. El suizo resultó la contracara de Murray, ya que se mostró muy satisfecho con la recuperación que tuvo de la molestia en la espalda que lo afectó en la final del torneo de Montreal hace dos semanas. "Ya estuve en las canchas desde la semana pasada y en los últimos días estuve jugando algunos sets. Estoy muy contento por como me siento, a pocos días de jugar aquí la primera ronda", remarcó el suizo, que despejó dudas sobre su estado.

Después de perder la final de Montreal ante el alemán Alexander Zverev, el número tres del mundo adujo molestias en la espalda para bajarse del certamen de Cincinnati, con el objetivo de llegar más descansado al último Grand Slam de la temporada.

Campeón este año en el Abierto de Australia y en Wimbledon, Federer destacó que nunca estuvo en duda su presencia en Nueva York. "No hubo dudas porquedos semanas después de la final eramucho tiempo. Así que en la primera semana intenté ocuparme sólo de sentirme mejor, para poder volver a jugar", afirmó el tercer preclasificado del torneo. Sin Murray, el duelo de Nadal y Federer ya es mano a mano. Pasados los cuartos, el que más lejos llegue se quedará con el uno. Si ninguno de los dos lo logra, el español continuará en la cima del escalafón. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)