14 de marzo de 2016 10:48

‘El Mundial nos ayudó pero aún falta’

Édisson Méndez, DT de fútbol femenino. Foto: Manuel Quizhpe / EL COMERCIO

Édisson Méndez, DT de fútbol femenino. Foto: Manuel Quizhpe / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 3
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 1
Manuel Quizhpe

Édisson Méndez, DT de fútbol femenino, nació en Cuenca el 5 de febrero de 1987.
 Es técnico de Carneras UPS, equipo que debutará este año en la Serie A del fútbol femenino.
 Como futbolista jugó en D. Cuenca y Deportivo Azogues.

En mayo arrancará a escala nacional la Serie A del fútbol femenino. ¿Qué expectativas hay?

Hace dos semanas nos comunicaron que, en este año, no habrá apoyo económico del Ministerio del Deporte. Los equipos deben buscar financiamiento para su participación. Por eso, las expectativas no son buenas.


¿Cuál es el rubro que no se recibirá en este año?

Uno de los incentivos de jugar en la Serie A era contar con recursos del Ministerio del Deporte, que cubría los gastos de movilización, hospedaje, incluso un rubro de pago para los entrenadores. Mi equipo, Carneras UPS, se estrenará este año en la Serie A y la ilusión era contar con ese respaldo. Todos pensábamos que la situación cambiaría en el país con la clasificación al Mundial Femenino de Fútbol.


Entonces, ¿no ayudó a esta actividad la participación de Ecuador en su primer Mundial femenino en el 2015 en Canadá? 

Permitió que el mundo se enterara que en Ecuador existe fútbol femenino. Motivó a las niñas y jóvenes a practicar el fútbol, quienes también sueñan con un Mundial. Lo que sigue es la falta de apoyo.


El fútbol femenino mostró sus progresos en los últimos dos años. ¿Puede frenarse ese avance?

De hecho va a frenar mucho. Hay equipos que pensaban contratar refuerzos pero no lo harán. Se limitarán los gastos y el nivel disminuirá.


¿Cuánto se avanzó mientras hubo apoyo?

Mucho, porque se empezó a equiparar el nivel competitivo. Antes, Rocafuerte era el equipo favorito porque sus jugadoras vivían de un sueldo. Eso les daba cierta ventaja ante sus adversarias.


¿Qué infraestructura deportiva tienen los equipos de la Serie A?

La mayoría de conjuntos carece de infraestructura, a excepción de Liga de Quito, San Francisco, Carneras... Es complicada la situación.


¿Cómo se trabaja en las divisiones menores?

En el país, el desarrollo del fútbol femenino se da en las escuelas y colegios. La participación en el Mundial nos ayudó pero aún falta. Hay la motivación, el interés; sin embargo, se requieren escuelas de fútbol para niñas y adolescentes. Se necesita apoyo económico para las jugadoras que son madres. Ellas hacen grandes sacrificios por representar al país o a sus equipos.


¿Es complicado trabajar con las mujeres cuando no han tenido una formación futbolística?

No es lo mismo dirigir un equipo Sub 16 o Sub 18 masculino, que un femenino. De 100 niños, al menos 80 han pasado por una escuela de fútbol desde los siete años. Eso no ocurre con las niñas. Queda seguir trabajando y luchando contra los comentarios machistas y la falta de cultura deportiva.


¿Cuál es el perfil de técnico para las damas?

Me inclino por la mujer entrenadora para la mayoría de equipos femeninos del país y por eso me alegra que Vanessa Arauz esté al frente de la selección nacional. Mi asistente es Sandra Figueroa.


¿Por qué una mujer?

Porque entre ellas hay más confianza. A veces existen jugadores que fingen lesiones por el recelo a contar que están con su período menstrual. Un técnico varón debe ser amigo, psicólogo y confidente de la jugadora.


¿En otros cuerpos técnicos hay mujeres?

No he constatado, he visto solamente varones. Ojalá otros colegas compartan nuestra ideología, porque la mujer es capaz de ser entrenadora de fútbol y hay que darle su espacio.


Volviendo a la falta de apoyo, ¿hay la posibilidad de que algún equipo no participe este año?

Sí. En una reciente reunión se prendieron las alarmas. Allí se dijo que quienes quieran participar con autofinanciamiento lo hagan, caso contrario gracias.


¿Cuál es el presupuesto?

Se requiere USD 15 000 para la primera etapa. Solo para los uniformes: principal y alterno, exteriores y un bolso se necesita USD 4 000.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)