7 de junio de 2017 17:01

Morata amarga la exhibición de James en el empate 2-2 de España y Colombia

El futbolista de Colombia James Rodríguez choca con el defensa español Ignacio Fernandez en el amistoso realizado en Murcia el 7 de junio del 2017. Foto: José Jordan/ AFP

El futbolista de Colombia James Rodríguez choca con el defensa español Ignacio Fernandez en el amistoso realizado en Murcia el 7 de junio del 2017. Foto: José Jordan/ AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE

España y Colombia empataron 2-2 en una noche amarga para Pepe Reina, que falló en los dos goles del conjunto de José Pekerman en un duelo marcado por la exhibición de James Rodríguez, atenuada por el empate de Álvaro Morata en el último suspiro.

España y Colombia disputaron un partido extraño, lleno de detalles. Por momentos no pareció un amistoso. Hubo mucha intensidad por ambas partes, muchos palos innecesarios y ganas de varios jugadores de buscar una reivindicación. Ese fue el caso de James, que la consiguió.

Pero el choque, como todos, tuvo una víspera. Y como pasa con España últimamente, el día antes estuvo marcado por un tema relacionado con Piqué.

En esta ocasión, los cánticos del defensa del Real Madrid Dani Carvajal durante la celebración de la Liga contra el central del Barcelona y la entrevista que concedió éste en la que volvía a hablar del Real Madrid, encendieron de nuevo la mecha.

El lío ya estaba montado y el partido comenzó con los focos puestos sobre Piqué. Hubo división de opiniones, pero claro, los pitidos se amplifican en un estadio. Y Piqué los escuchó durante casi toda la primera parte. Cada balón que tocaba, una pitada.

En otra dimensión quedaron otras historias, como la alineación de Julen Lopetegui, con seis jugadores menos habituales para dar minutos a casi todos antes de la importante cita de Macedonia, o la reaparición de Radamel Falcao después de más de dos meses y un par de encuentros ausente con Colombia por lesión.

Aunque el duelo comenzó con poco ritmo, poco a poco España se fue entonando al ritmo de David Silva. El jugador del City no baja el pistón. Es un centrocampista extraordinario, pasan los años y no cede. Y, con Silva, España empezó a carburar.

Suya fue la primera ocasión, un triple remate ante David Ospina después de un buen pase entre líneas de Andrés Iniesta. Fue el primer aviso de Silva, que después sí acertaría tras acariciar con su bota izquierda un buen centro de Pedro.

Pero antes de ese instante, en el minuto 22, uno de los que quería revindicarse, James Rodríguez, deleitó a los miles de colombianos presentes en la Nueva Condomina con varios detalles talentosos que seguramente perderá el Real Madrid la próxima temporada.

Primero, con un pase a Santiago Arias al hueco realmente exquisito. El extremo colombiano cedió la pelota a Falcao con un pase de la muerte que salvó Piqué. Sin embargo, justo después, en el rechace, cometió un penalti clarísimo sobre Falcao, pero un fuera de juego previo salvó al central español.

Entonces comenzaron a llover las patadas a destiempo, como una de Pedro sobre James totalmente innecesaria. Después, Alba y Cuadrado, que llegaba tarde a todas y parecía recordar aún la final de la Liga de Campeones, se encararon tras una acción entre ambos.

Davinson Sánchez también se animó con un patadón sobre Iago Aspas y Edwin Cardona se llevó una buena tarascada.
En medio de ese juego excesivamente intenso, y tras el gol de Silva espoleado por un eléctrico Pedro, apareció el primer error de Reina, que dio vida a Colombia. Una mala salida del portero del Nápoles permitió a Cardona empatar con una vaselina que no pudo evitar Piqué.

Reina adquirió un protagonismo inesperado en medio de un guión que siguió escribiendo en la segunda parte con otra mala salida que sirvió a Falcao para hacer el 1-2 tras un centro magnífico de James desde el córner. El efecto de la pelota pudo con Reina y, de nuevo, erró y Colombia se puso por delante.

En ese momento, Lopetegui ya había sacado al campo a Saúl íguez, Marco Asensio y Nacho Monreal. Después, saldrían Morata y Deulofeu. España era otra, y con Piqué con el brazalete de capitán. Para rizar el rizo, lo fue durante diez minutos, hasta que fue sustituido. Se fue con división de opiniones.

España, ya sin Silva y sin Iniesta, se convirtió en un equipo menos controlador pero más vertical. Se acercó a cuentagotas a la portería de Ospina, que salvó el empate con un paradón tras un lanzamiento de falta de Koke. Morata también lo tuvo, pero envió un disparo rozando el palo derecho de la portería colombiana.

Colombia se defendió como pudo, asustó en algún contragolpe y además siguió empleándose a fondo con entradas temerarias como una de Armero sobre Nacho Monreal. James se unió al festival con una intensidad pocas veces vista en el jugador del Real Madrid, que incluso en más de una ocasión alentó a su público con gestos efusivos.

Al final, los hombres de Pekerman no pudieron con España. Apreció Morata con un cabezazo certero. Marca Real Madrid. Hasta el final, no está todo dicho. Evitó una victoria de prestigio de Colombia en el día en el que Piqué volvió a ser silbado, Reina falló y James se reivindicó.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)