31 de diciembre de 2016 00:00

El ‘tiburón de Baltimore’ es el máximo ganador de medallas

Phelps, de 31 años, agigantó su leyenda con cinco nuevos oros para elevar su cuenta de medallas doradas hasta las 23

El nadador que se convirtió en leyenda está casado con Nicole Johnson. Este año, Phelps tuvo su hijo primer Boomer. Foto: Archivo/EL COMERCIO 

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 5
Redacción Deportes
(D)

El nadador estadounidense Michael Phelps juntó sus 28 medallas logradas en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, Pekín 2008, Londres 2012 y Río de Janiero 2016. Lo hizo para una fotografía que fue portada de la revista Sports Illustrated.

Todas las preseas alcanzaron un peso total de 8 kilos y 18 gramos. Según el portal especializado en natación, Swimswam “¡Es increíble, no parece real!”, dijo cuando vio todas juntas. Los logros de Phelps son impresionantes. Acumula 23 medallas de oro (ocho conseguidas en Beijing 2008), tres de plata y dos de bronce.

En Río de Janeiro, en agosto, la leyenda del deportista más laureado en la historia de los Juegos Olímpicos se agrandó con los cinco oros. Lo consiguió en 4x100 libre, 200 metros mariposa, 4x200 libre, 200 estilos, 4x100 estilos y 100 mariposa.

“Estoy listo para el retiro, no quiero nadar más. Volví para despedirme y ha sido maravilloso poder inspirar a los niños, quise cambiar la natación, conseguir que los chicos soñaran, que crean en sí mismos y que piensen que el límite es el cielo”, dijo el nadador, a sus 31 años.

Así como hay logros en su carrera también hay capítulos polémicos. En el 2009, en un tabloide inglés se difundieron fotos del nadador con una pipa de marihuana. Otro hecho ocurrió en el 2014. Phelps fue detenido por manejar su camioneta con exceso de velocidad: iba a 135 kilómetros por hora y había consumido alcohol.

Hace dos años fue su momento más crítico. Llegó a subir casi 30 kilos de peso y descuidó su vida personal. La Federación de Natación de Estados Unidos lo suspendió y por eso no pudo ir al Mundial de Kazán (Rusia). Allí decidió someterse a un tratamiento de rehabilitación contra el alcoholismo. Duró 45 días internado.

En Río de Janeiro contó que su amigo Ray Lewis, un deportista y exjugador de los Cuervos de Baltimore, le regaló un libro y decidió volver a nadar.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)