26 de November de 2012 00:02

Máximo Banguera es un verdadero candado

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Máximo Banguera ahogó por varias ocasiones el grito de gol de la hinchada del Macará de Ambato.

El guardameta de 27 años lució sereno y preciso al momento de despejar los balones de su arco en el estadio Bellavista. Sus espectaculares estiradas fueron aplaudidas por los miles de aficionados amarillos que llegaron de Quito, Riobamba, Guayaquil, Latacunga, Puyo y otras ciudades.

Los seguidores canarios ocuparon la general oriental, la preferencia y parte de la tribuna de este escenario deportivo.

Banguera caminaba por su área y constantemente conversaba con los defensas José Luis Perlaza y Frickson Erazo.

“No los dejen pasar”, “Márquenlos compañeros”, se escuchaba desde los graderíos de la general occidental.

Para protegerse del intenso sol del mediodía de ayer utilizó una gorra blanca. Su uniforme era de color verde y medias blancas. Banguera se inició en las divisiones formativas del club Espoli de Quito. En el 2005 debutó en la primera división del fútbol ecuatoriano con el plantel de ‘El Gallito’.

Su llegada al equipo del Barcelona se dio en el 2009. Esa temporada se convirtió en uno de los pilares para aspirar al ansiado título de campeón. También, fue convocado a la Selección para las eliminatorias del mundial 2014. Participó en la Copa América 2011 en Argentina.

La euforia del arquero se dio a los 46 minutos. Su compañero José Amaya anotó el primer gol del partido ante los celestes. El espigado arquero abandonó su portería y corrió a celebrar con sus colegas. El golero cargó a Amaya. “Bien, vamos por otro”, le dijo Banguera.

Después del tanto tuvo que enviar al tiro de esquina, evitando los remates de Carlos Quintero, Omar Guerra y Marcos Pirchio. Los tres probaron las habilidades del guardameta con tiros desde fuera del área.

La más clara la tuvo Quintero a los 78 minutos. Pero su remate se desvió por encima del travesaño. Banguera animó al jugador de Macará para que el próximo tenga mejor puntería.

“Vamos hermano, más luego te sale”, le decía con una sonrisa burlona. Al final del partido los defensas amarillos fueron los primeros en felicitar al arquero. Por su parte, Quintero, delantero del Macará, señaló que tuvieron varias oportunidades de anotar al arco de Barcelona.

“El arquero estuvo bien ubicado y por eso no logramos concretar. Tuvimos tres oportunidades claras”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)