22 de April de 2010 00:00

Martín Campuzano fue el triunfador de la Feria

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Fiesta BravaEl matador de toros ecuatoriano Martín Campuzano cortó dos orejas y rabo (simbólicos) salió en hombros y resultó el triunfador del ciclo de la Feria del Señor del Buen Suceso en Riobamba.Durante la primera tarde y con tres cuartos de entrada en los tendidos se corrieron reses del hierro de Trinidad de buena presentación y variado juego. Sobresalió por su bravura y nobleza el lidiado en tercer lugar de nombre “Buenas Noches” de 455 kilos, herrado con el número 200 y que le correspondió al diestro ecuatoriano Martín Campuzano, que lo terminó indultando de acuerdo con los reportes recibidos por Fiesta Brava de Carmen Toledo, especialista del programa ‘Torerías’ que se emite en Radio Quito.Antonio Pérez, “El Renco”, escuchó la petición de oreja y dio una vuelta al ruedo. Julio Benítez (el hijo de ‘El Cordobés’) fue aplaudido en sus dos toros.El ecuatoriano Martín Campuzano que a la postre se alzara como triunfador de la corrida y de la Feria, completó una torera labor con pases de todas las marcas en los que logró acoplarse con el toro de excelente juego y al que lo consiguió indultar por lo que recibió las dos orejas y rabo como premio simbólico a su actuación. En el segundo de su lote escuchó palmas y al finalizar la corrida fue paseado en hombros junto al mayoral de Trinidad.Apenas media plaza reflejaron los graderíos en la segunda corrida. El triunfador fue el hispano Ambel Posada que cortó una oreja y la noticia, la alternativa del torero local José Antonio Benítez, quien dio una vuelta al anillo y fue fuertemente atropellado por su segundo toro que lo dejó inhabilitado para continuar la lidia.Se anunciaron toros de los hierros de Campo Bravo y Trinidad, bien presentados y de variado juego. Destacó el primero de la tarde de la divisa chimboracense de Campo Bravo.Ambel Posada que mató tres toros por el percance de Benítez escuchó las palmas en su primero, cortó una oreja de su segundo de lidia ordinaria y fue aplaudido pese a escuchar dos avisos en el que mató en sustitución del ecuatoriano.El andaluz Oliva Soto saludó desde el tercio en ambos toros y escuchó un aviso.José Antonio Benítez se convirtió en matador de toros. Posada como padrino le cedió la espada y la muleta en presencia de Oliva Soto. Fue aplaudió en su labor con pasajes muy estimables. La espada le privó de algún trofeo, pero dio la vuelta al redondel.En el sexto fue fuertemente atropellado y quedó inconsciente. Con conmoción cerebral fue trasladado a una clínica de la localidad donde ya se recuperó.La Feria debió concluir anoche con un festival con los diestros españoles del serial y otros actuantes del país.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)