17 de febrero de 2018 00:00

Ecuador hará historia con equipo femenino de marcha olímpica de 50 km 

Magaly Bonilla (izq.) y Johana Ordóñez (der.) se destacan en el equipo femenino de marcha olímpica de Ecuador . Foto: Manuel Quizhpe/EL COMERCIO

Magaly Bonilla (izq.) y Johana Ordóñez (der.) se destacan en el equipo femenino de marcha olímpica de Ecuador . Foto: Manuel Quizhpe/EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 8
Manuel Quizhpe
Redactor (D)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Un equipo femenino de Ecuador escribirá su propia historia el próximo 10 marzo en Sucúa, Morona Santiago. Ese día, cuatro seleccionadas intentarán cubrir la distancia de 50 kilómetros con motivo del Sudamericano de Marcha.

En el grupo se destacan Magaly Bonilla y Johana Ordóñez, quienes tienen experiencia en Juegos Olímpicos. En la prueba de 20 km, la primera terminó 27 en Río de Janeiro, Brasil (2016); y la segunda se ubicó 35 en Pekín, China (2008).

Ellas, en el selectivo nacional del mes pasado en Sucúa, terminaron primera y segunda en 35 km, con tiempos de 3:00.19 y 3:08.01. Detrás se ubicaron Myriam Cartagena y Miriam Gutiérrez, con 3:34:06 y 3:40:57. Las cuatro integran el equipo ecuatoriano de 50 km.

Bonilla, quien hace cuatro años llegó a Cuenca procedente de Ambato, su ciudad natal, está segura de que cruzará la meta de los 50 km. A su criterio, es una distancia que beneficia a los atletas de resistencia. Suma tres participaciones en maratones a escala nacional.

“Es la única prueba atlética que no contemplaba la equidad de género”, comentó la exvicecampeona panamericana juvenil de marcha. Una vez que incursionó en 50 km, las cargas y volúmenes de trabajo se incrementaron de manera considerable.

Según Julio Chuqui, entrenador de las marchistas olímpicas, cada una requiere un kilometraje diferente. Bonilla cubre entre 200 y 220 km por semana; mientras Ordóñez lo hace entre 240 y 260 km. Los fines de semana se cubren distancias entre 30 y 38 km.

La andarina de 26 años inició el proceso de transición a los 50 km tras su participación en el Mundial de Marcha, efectuado en mayo del 2016 en Roma, Italia. Allí terminó 44 en 20 km y Ordóñez se ubicó 64.

Para Ordóñez, de 30 años, la prueba de los 50 km marcha es un nuevo reto para las mujeres. “No todas terminan, no se sabe qué pueda pasar en el recorrido”. Pero confía en la preparación y en su experiencia.

La excampeona sudamericana incursionó en los 50 km luego del Mundial de Atletismo que se realizó en agosto pasado en Londres, Inglaterra. “Es una opción interesante”.

Ella está convencida que la recuperación es un tema fundamental. Por ello, la labor de fisioterapia es clave, así como los masajes y los trabajos en piscina. Las evaluaciones médicas son frecuentes.

La marchista de origen guayaquileño y que siempre compitió por Azuay aseguró que “los 50 kilómetros son un mundo diferente con relación a los 20 kilómetros”. Sin embargo, la preparación le permite estar optimista y sabe que el trabajo psicológico jugará un rol protagónico en la prueba.

Chuqui está consciente que muchos factores intervienen en los 50 km. “Hay marchistas que han estado bien hasta los 35 o 40 kilómetros, pero que se han derrumbado en los últimos kilómetros”. Esto se debe al agotamiento físico y mental.

De acuerdo con las estadísticas que lleva el estratega, Bonilla y Ordóñez tienen previsto cubrir los 50 km en un promedio de cuatro horas y 35 minutos (4:35:00). Puede ser entre 4:30.00 y 4:40.00.

Bonilla dejó de pertenecer este año al Plan de Alto Rendimiento del Ministerio del Deporte, por falta de resultados; mientras Ordóñez autofinancia la mayoría de su preparación. Ambas pretenden subirse al podio en Sucúa.

La campeona del Sudamericano se clasificará al Mundial de Marcha, previsto entre el 5 y 6 de mayo en Taicang, China.

La pichinchana Myriam Cartagena y la azuaya Miriam Gutiérrez, de 25 y 38 años, tiene menos recorrido internacional, pero se preparan para sorprender en Sucúa.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)