11 de agosto de 2016 19:46

Las lágrimas de la veterana Succi simbolizan el momento de Las Leonas

Belen Succi llora después de que las leonas argentinas perdieran su partido ante Australia en el hockey femenino. Foto: AFP

Belen Succi llora después de que las leonas argentinas perdieran su partido ante Australia en el hockey femenino. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP
Río2016

La arquera de la Selección argentina de hockey sobre césped, Belén Succi, era la estampa del desconsuelo este jueves tras las derrota 1-0 ante Australia, la tercera en cuatro partidos en los Juegos de Río de Janeiro.

A los 30 años, Succi ha vivido los mejores tiempos de Las Leonas -el bronce de Pekín 2008, el título mundial de 2010, seis Trofeos de Campeones-, tiempos de sonrisas y pocas lágrimas.

Pero en los Juegos Olímpicos de Río, Argentina vive un momento insólito, obligada a ganar el último partido ante India, el sábado, para pasar a cuartos como la última en beneficiarse de ese privilegio, con la perspectiva de encontrarse a Holanda en cuartos de final.

“El puesto de arquero es muy difícil, estamos muy limitados y lo único que podemos hacer es alentar al equipo durante cuatro cuartos y dedicarnos a atajar”, explicó al término del partido.

“Cuando termina el partido, lloro de impotencia porque lo único que podemos hacer los arqueros es eso”, explicó Succi, que al final se despojó de sus protecciones para sumarse al ataque.

“Contra India tenemos que ir a buscar los cuartos ganando solidez de medio campo para adelante”, sostuvo.

Jubilada la generación dorada que tenía a Luciana Aymar como estandarte, ella, María Noel Barrionuevo y Carla Rebecchi, la capitana, aseguran una transición suave que se puede ver alterada por los Juegos.

“Es un equipo muy joven, no es un equipo que se preparó durante cuatro años, se preparó durante un año. Cuando te enfrentás contra equipos con experiencia, estas cosas suelen pasar”, narró la arquera del Club Atlético San Isidro, de 30 años.

“Los Juegos Olímpicos se juegan cada cuatro años, y los equipos no se repiten. Yo puedo estar ahora en los Juegos y no jugar más. Estas cosas uno las siente, no es fácil disputar unos Juegos. Esas presiones se sienten. Acá perdiste, y tenés que esperar cuatro años”, añadió.

Pero mantiene la fe: “pongo las manos en el fuego por Las Leonas, esto ya nos pasó en la World League y acabamos siendo campeonas”, sentenció.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)