28 de junio de 2017 00:00

Kevin Vera mide 2,05 metros, calza 46 y su sueño es ir a la NBA

El basquetbolista de 14 años Kevin Vera se entrenó con la preselección Sub 17

El basquetbolista de 14 años Kevin Vera se entrenó con la preselección Sub 17. Foto: Manuel Quizhpe/EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 7
Triste 1
Indiferente 3
Sorprendido 4
Contento 52
Manuel Quizhpe

A sus 14 años, Kevin Vera tiene una estatura privilegiada entre los basquetbolistas del país. Mide 2,05 metros y su proyección máxima de crecimiento es de 2,16 m.

Esa talla es ideal para un adolescente que anhela triunfar. Su sueño es ser el mejor basquetbolista ecuatoriano para luego emular a sus ídolos de la NBA. Sus referentes son Stephen Curry y LeBron James, jugadores de los Warriors y del Cleveland Cavaliers, en ese orden.

A su criterio, “son jugadores de jerarquía, con habilidades únicas. Mi sueño es ser como ellos”. Él está ilusionado tras entrenarse en Quito, el pasado fin de semana, con la preselección nacional de baloncesto Sub 17. Fue convocado por el técnico John Escalante.

El espigado deportista retornó a Cuenca después de tres días de entrenamiento. “Me encontré con otros de mi estatura, aunque soy el más alto”. Su reto es ser seleccionado del país y mostrarse a escala internacional.

Vera, oriundo del cantón azuayo de Chordeleg, fue reclutado por el técnico principal del club Triple E, Andrés Espinoza, en un campeonato intercantonal. Eso ocurrió en noviembre del 2016. El DT conversó con la mamá de Kevin, Blanca Cedillo, quien autorizó a que se incorporara al equipo cuencano.

A partir de esa fecha, el basquetbolista asiste tres veces a la semana a las prácticas en Cuenca. Desde Chordeleg, viaja más de una hora en bus o en vehículo particular para llegar a las canchas de la Universidad del Azuay (UDA) o al gimnasio Athletic Fitness, ubicado en Challuabama.

Es alumno del décimo de básica del Colegio Federico González Suárez. Él recordó que, su tía Anita Cedillo resultó su primera entrenadora de baloncesto. Después fue instruido por los técnicos de las ligas cantonales de Chordeleg y Gualaceo.

Incursionó en el baloncesto a los siete años y su posición es de pívot. Por su estatura (herencia familiar), sobresale frente al aro rival, aunque no faltan los apodos.

Espinoza contó que, tras su incorporación al club, Kevin pasó por una serie de análisis y estudios médicos. “Los resultados fueron favorables, no tiene ningún problema de salud, está apto para el alto rendimiento”. El club tramita una beca para que pueda estudiar en Cuenca.

Vera ha competido con Triple E en los campeonatos nacionales Sub 15 y 17, que sirvieron para mostrarse a los estrategas de los combinados nacionales. Sus zapatos calzan 46 y no tiene problemas en conseguirlos porque familiares de su madre le envían desde los Estados Unidos.

Su madre es de escasos recursos económicos. Se dedica a la crianza de pollos, cerdos y cuyes. Kevin anhela triunfar para ayudarle en sus necesidades. “Me ofrece comprarme una vivienda, es un chico tranquilo y soñador, que ama el baloncesto”.

Daniel Espinoza, instructor del gimnasio Athletic Fitness, contó que con Vera se hace un trabajo paralelo de resistencia y fuerza. “Por su estatura debe existir balance y equilibrio”. Le recomienda dos gramos de proteína por kilo de peso, bastante pescado, pollo, verduras, arroz…

“Debería comer ocho veces al día”, remarcó. Su madre reconoció que, su hijo come el doble de los demás.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (15)
No (3)