14 de June de 2010 00:00

‘Jeff’ bajó de la camioneta para darle ánimos a Piedra

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Carlos Rojas A. EL COMERCIO

El cuencano Byron Piedra lideró la competencia hasta el kilómetro 12, ubicado en la avenida Amazonas, a la altura del Centro de Exposiciones. En ese tramo fue superado por el colombiano Diego Colorado, quien empezó a sacarle uno, dos, tres, cuatro... metros de ventaja. Fue en ese momento que Jefferson Pérez, quien iba en el balde de la camioneta que abría paso a los corredores, se bajó del vehículo. El medallista olímpico se acercó a su amigo e intentó animarlo. Lo arengó, golpeó las palmas de sus manos y le habló al oído. Pero Piedra no consiguió recuperarse, se ubicó en segundo lugar y Colorado le ganó la competencia de ayer. Piedra se quedó sin oxígeno y por unos minutos sintió que su cuerpo se volvió pesado, palabras textuales de él al final. A pesar de que veía que el colombiano le sacaba ventaja con sus trancos no pudo correr más rápido. Por más que lo intentó, el cuerpo de Piedra no le respondió en ese momento. Solo en el kilómetro 14, el azuayo se recuperó un poco y pudo aumentar el ritmo. Esto no le alcanzó para descontar la ventaja que le había sacado Colorado, pero sí para lograr el segundo lugar. El keniata Isaac Kimayo ingresó apenas tres segundos por detrás del ecuatoriano. El plan de carrera de Piedra consistía en aumentar el ritmo desde el kilómetro 8 ó 9. Así lo explicó Julio Chuqui, su entrenador, después de la competencia. Pero Piedra, motivado por los gritos de la gente, que en las calles le daba ánimos, aceleró en el kilómetro 3. Su ritmo hizo que se desprendiera del pelotón. A la altura del kilómetro 6, en la calle 5 de Junio, solo 12 atletas continuaban en el pelotón de los punteros. Allí se retrasaron los mexicanos Hugo Romero y Edilberto Méndez, así como los ecuatorianos Miguel Almachi y Juan Ortega, entre otros élites. Pero el azuayo se agotó a dos kilómetros de la meta. Ya en el estadio Atahualpa, Piedra estaba molesto. Después de cruzar la meta se sacó el zapato izquierdo. En su pie tenía una ampolla reventada que medía cinco centímetros. 15 minutos después, Jefferson Pérez encontró a Piedra y lo felicitó por el esfuerzo. ‘ Jeff’ no quiso comentar lo que le dijo a su amigo en el km 12. Solo se limitó a decir que quiso darle ánimos. Piedra no comentó lo que le dijo Pérez.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)