18 de junio de 2017 00:00

36 equipos de fútbol juegan en el torneo Intercomunidades

Los participantes pertenecen a 21 comunidades indígenas de Saraguro. Foto: cortesía.

Los participantes pertenecen a 21 comunidades indígenas de Saraguro. Foto: cortesía.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Redacción Cuenca
(F-Contenido Intercultural)

Un toro y USD 300 recibirán los equipos que alcancen el título del Intercomunidades de Fútbol, en damas y varones. El campeonato arrancó el pasado 10 de junio y se juega los fines de semana en el estadio Julio Ordóñez Espinoza del cantón lojano de Saraguro.

Durante dos meses, 36 representativos de 21 comunidades indígenas pugnarán por los codiciados premios. El toro está valorado en USD 400. El conjunto vicecampeón masculino tendrá un incentivo de USD 400 y el subcampeón femenino se hará acreedor a USD 300.

Según Samuel Gualán, coordinador de Interculturalidad del Municipio de Saraguro, es la primera vez que se entrega un animal como premio. La idea es que, al final del torneo, “los integrantes del equipo campeón festejen con directivos, familiares y amigos”.

El campeonato, que se desarrolla desde hace 11 años, se juega el sábado y el domingo. Cada año se promueve la unidad entre los pueblos. Incluso hay equipos que están conformados por dos o tres comunidades vecinas, debido a los pocos jugadores que disponen.

Durante la inauguración, los presidentes de las comunidades entregaron simbólicamente el denominado ‘pinzhi’ al alcalde de Saraguro, Abel Sarango. Se trata de un plato fuerte: papas con cuy, pepa de zambo, trigo o arroz, complementado con mote pelado o con cáscara.

El burgomaestre, como parte del ritual, devolvió de inmediato el ‘pinzhi’ al capitán del equipo de esa comunidad. Gualán explicó que, “es una forma de compartir entre todos, así se promueve la integración comunitaria en Saraguro”. Otros acudieron con cántaros con chicha y canastos con otros alimentos.

El trofeo, que se disputa cada año, está diseñado con elementos culturales y ancestrales, que representan al pueblo runa de Saraguro. El sombrero es el símbolo principal, impregnado en la parte de arriba. Se distingue por sus colores negros y blancos.

Los nombres de los últimos campeones del Intercomunidades de Fútbol constan en la base del trofeo. En varones, el ganador del 2016 fue Pichik; mientras la comunidad de Membrillo obtuvo el título femenino. Ambos conjuntos han sido protagonistas en los últimos tres años.

Gualán sostuvo que el nivel técnico es parejo en la mayoría de equipos participantes. En los últimos años han aparecido futbolistas jóvenes “con gran potencial y talento”. Ellos son jugadores claves en cada uno de los representativos.

El campeonato es organizado por el Municipio Intercultural de Saraguro. Cada sábado y domingo es el reencuentro de familiares y amigos. Se vive una verdadera fiesta de confraternidad. Los jugadores, en cada cotejo, se esfuerzan por agradar a sus seguidores.

Estos fueron los resultados de la primera fecha. En varones, San Vicente goleó 5-0 a Jaratenta, Ramos ganó 1-0 a Yerba Buena, Matara empató 3-3 con Akakana y Yukukapak igualó 0-0 con Membrillo. En damas, Tambopamba venció 1-0 a Gunudel y Gulacpamba terminó 1-1 con Toctepamba.

Entre otras comunidades participantes están Ilincho, Quisquinchir, Lagunas, Ñamarín, Gunudel, La Matara y Ramos. Se suman San Lucas, Pukara, Oñacapac, Tuncarta, Puente Chico, Acacana...

El burgomaestre felicitó a los dirigentes de las comunidades por brindar el respaldo necesario a cada uno de los equipos. Además, deseó éxitos a los jugadores y pidió juego limpio, porque este torneo es de confraternidad.

Los 12 conjuntos femeninos están distribuidos en dos grupos A y B. Los dos mejores de cada llave se clasificarán a la siguiente etapa. Igual ocurrirá con los varones, donde existen cuatro seis y los dos mejores accederán a la segunda fase

Jairo Sarango, entrenador de Oñacapac, destacó que los partidos son reñidos durante los 90 minutos, más los adicionales que ordena el árbitro. Hay un buen nivel técnico en los conjuntos masculinos y femeninos. Los entrenadores, desde su zona técnica, exigen a sus dirigidos que no descuiden la marca, pero también piden se acerquen al arco rival.

Sarango coincidió que el campeonato sirve para estrechar lazos de amistad entre los miembros de las comunidades indígenas de Saraguro. Además, permite que los jóvenes encuentren un espacio de esparcimiento y de relax.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)