20 de junio de 2014 19:22

El partido se disfrutó en Guayaquil en un estadio 'virtual'

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 4
Contento 0
Redacción Guayaquil

Los hinchas de la Selección estallaron en júbilo con el pitazo final del réferi Benjamín Williams. El triunfo 2 a 1 sobre Honduras, por el Grupo E del Mundial Brasil 2014, revivió las esperanzas de clasificación de los tricolores a octavos de final.

En el Salón Los Presidentes del Centro de Convenciones, norte de Guayaquil, la empresa Epson, líder mundial en impresión, proyección e imagen digital, inauguró un estadio virtual. Clientes, colaboradores y medios de comunicación se congregaron para vibrar con las emociones del compromiso y disfrutaron de las emociones del mundial como si estuvieran en el estadio Arena de Baixada en Curitiba.

La señal del cotejo se proyectó en una pantalla gigante dentro de uno de los salones . Unas 200 personas tensionaban sus brazos y se agarraban la cabeza cada vez que los centroamericanos se acercaban al pórtico ecuatoriano.

La desazón por el gol hondureño en el minuto 30 del primer tiempo, se transformó cuatro minutos después en algarabía con el empate de la mano de Enner Valencia.

‎La garotas no faltaron en el entretiempo. Cinco voluptuosas modelos, ataviadas con plumas de fantasía, distrajeron a los aficionados en el tiempo de descanso.

Ya para el segundo tiempo, el drama se instaló cuando fue anulado un gol a los centroamericanos. Sin embargo, las esperanzas de un triunfo nunca se apagaron y los asistentes dejaron escapar toda su emoción con el segundo gol de Enner Valencia.

Los presentes se unieron en un abrazo y saltaron gritando Ecuador, Ecuador mientras en la pantalla se veía al técnico Reinaldo Ruedad y a los jugadores celebrar la victoria.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)