28 de diciembre de 2014 23:30

Histórica tarde de Diego Ventura en la Plaza de Cañaveralejo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 5
Andrés Villamarín
para EL COMERCIO (I)

Diego Ventura después de nueve años de ausencia reapareció en Cali. Lo hizo junto a Miguel Ángel Perera, triunfador del año pasado y del coleta nacional, Luis Bolívar.

Ventura recibió a Regalado con la suerte de la garrocha. Lo fue llevando al centro del ruedo y apenas colocó un rejón de castigo a lomos de Cigarrera, la única yegua que trajo.

Empezó su faena con Ordóñez, donde encandiló a los tendidos dándose vueltas delante de la cara de su oponente.

Con Toronjo puso banderillas a dos manos; se adornó con cortas ante un animal que tuvo mucha fijeza. Perdió los trofeos por culpa del acero, fue obligado a saludar; mientras el toro recibió el arrastre lento con las palmas del respetable.

Perera recibió a Músico y brindó a la afición su faena que tuvo de testigo al viento y donde el extremeño lo entendió a la perfección; tandas a media altura ante un toro noble. Se vio obligado a saludar desde el tercio y el toro escuchó palmas.

El tercero de la tarde, justo en presentación; correspondió a Luis Bolívar que no pudo emplearse en el capote.

La faena empezó en el centro del ruedo con tandas cortas por la derecha. Se adornó con manoletinas de rodillas y lo pasaportó al recibir dejando una estocada en todo lo alto y en puntilla al animal. Recibió las dos orejas y el astado los aplausos de Cañaveralejo.

Perera fue el perfecto complemento para una jornada memorable en la plaza de Cali. Dos orejas en el toro de regalo. Milo Díaz santa para EL COMERCIO

Perera fue el perfecto complemento para una jornada memorable en la plaza de Cali. Dos orejas en el toro de regalo. Camilo Díaz Santa para EL COMERCIO


Diego Ventura
tuvo al cuarto de la tarde, Curandero, a lomo de Cigarrera, puso un rejón de castigo y demostró todo su poderío como jinete.

Con Oro se adornó en banderillas y levantó a la plaza con sus piruetas en la cara del toro.

Mientras el público estaba fervoroso, montó a Morante, equino conocido por morder al oponente; con él puso dos pares ceñidos de banderillas.

Con Toronjo colocó tres banderillas cortas al violín y a dos manos. Terminó su labor con un rejón de muerte de rápido efecto para recibir las dos orejas. La plaza, entregada.

En el quinto, Perera recibió a un toro que no tuvo fondo El extremeño lo pasaportó con estocada trasera y tendida. Pitos en el arrastre y ovación.

Bolívar cerraba plaza con Ardido, lo saludó con verónicas de hinojos y lo fue galleando al caballo.Rodilla en tierra comenzó su faena. Se despojó de sus zapatillas y toreó en redondo por el derecho. Perera regaló un toro, el primer sobrero de Ernesto González fue anovillado y con poca estampa.

Al final, ovación para el ganadero y puerta grande para los tres toreros.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)