26 de April de 2013 15:45

La historia vuelve a ser la misma en Bahréin

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El piloto alemán Sebastian Vettel (Red Bull), triple campeón del mundo, repitió victoria en el Gran Premio de Bahréin, circuito en el que ya ganó el pasado año. En cambio, la jornada estuvo negra para el español Fernando Alonso (Ferrari), que llegó octavo tras tener problemas con el DRS.

Vettel fue el mejor tras las 57 vueltas que se dieron al circuito de Sakhir, de 4 512 metros, y logró la victoria por delante de los Lotus del finlandés Kimi Raikkonen y del francés Romain Grosjean, que alcanzaron el segundo y tercer lugar.

La fotografía del podio de Baréin es idéntica a la del año pasado, donde estos mismos pilotos coparon los tres puestos del cajón.

La cruz de la jornada fue para los Ferrari del español Fernando Alonso y el brasileño Felipe Massa, que, pese a arrancar la carrera en segunda fila, concluyeron en octava y decimoquinta posición.

El asturiano, doble campeón del mundo, y que aspiraba a lograr un póquer de victorias en el circuito bahreiní, inició magistralmente la carrera, peleando con Vettel y encimando siempre al alemán Nico Rosberg, que salía desde la 'pole'.

Sin embargo, la mala suerte se cebó con el español y una avería en el DRS (sistema de reducción de carga aerodinámica) de su vehículo le forzó a entrar en 'boxes' en la octava vuelta, lo que le hizo perder varias posiciones y verse obligado a intentar una remontada épica.

Su compañero de equipo, al que le adelantó el sorprendente Force India del británico Paul Di Resta en la salida, tampoco se salvó de la mala suerte y tuvo que pasar por 'boxes' en tres ocasiones por dos pinchazos en los neumáticos, que lo situaron en la cola y le obligaron a olvidarse de luchar por los puntos.

Los tres reyes del Gran Premio de Bahréin: (izq) Kimi Raikkonen de la escudería Lotus, Sebastian Vettel, de RedBull (centro) y Roman Grosjean, Lotus (der)

Las buenas expectativas mostradas por la escudería italiana en los entrenamientos libres y la calificación del sábado no se vieron acompañadas por el éxito ni la suerte, en un gran premio para olvidar para la Scuderia.

"Se nos bloqueó el DRS e hicimos una parada más que los demás, a destiempo, así que estuvimos obligados a adelantar solo en los puntos más difíciles. Es un hecho aislado, es el primer problema que tenemos en todo el fin de semana. Ya llegarán días en los que tengamos más suerte", declaró el doble campeón mundial, visiblemente decepcionado, tras la carrera.

El alemán Vettel dio una lección de conducción y precisión en los primeros compases de la carrera. El de Heppenheim devolvió a Alonso el adelantamiento que este le hizo en la primera curva y se fue por su compatriota Nico Rosberg (Mercedes), que salía desde la 'pole' y al que superó en la segunda vuelta.

Con el primer y segundo puesto prácticamente decididos tras la espectacular remontada de Kimi Raikkonen, que fue a una parada menos que el resto, la pelea se centraba en la pugna por los puntos.

Alonso tuvo que luchar sin la ayuda del DRS contra los McLaren de Jenson Button y Sergio Pérez que, por fin, daban algunas muestras del potencial que se espera de ellos.

El asturiano, que consiguió entrar en los puntos, perdió finalmente la séptima plaza después de una ardua y espectacular batalla con el mexicano Checo Pérez, al que muchos criticaban por no ser lo suficientemente agresivo en carrera y terminó sexto.

Pese al resultado, las opciones del español siguen intactas en un Mundial que lidera, con aún más ventaja, Sebastian Vettel con 77 puntos, 10 más que Raikkonen y 27 más que Lewis Hamilton, Fuente: EFE


Columnista invitado, Alfonso Cucalón

¡Qué carrerón! Faltan calificativos para describir las emociones que nos brindó este Gran Premio de Bahréin. Si bien Vettel conquistó una victoria sobrada, lo que siempre deja a los aficionados con un rezago de insatisfacción, las batallas que protagonizaron los otros competidores retribuyeron todas las expectativas gracias a la competitividad de la categoría reina del automovilismo.

La buena noticia de que ya no habría más órdenes de equipo ha liberado la combatividad de los pilotos alterando algunas jerarquías. Del segundo lugar hacia atrás se formó un solo pelotón en el que se rotaban posiciones con sobrepasos en la pista, así como debe ser.

Raikkonen viniendo desde atrás forjó una vez más un segundo lugar a base de un ataque constante seguido por Grosjean, su compañero de Lotus, los dos con magistrales sobrepasos sobre Di Resta, quien se mantuvo en posiciones de vanguardia permanentemente terminando cuarto. Hamilton se ubicó quinto después de una épica batalla en las últimas vueltas contra Webber, quien quedó séptimo, y entre los dos se ubicó Checo Pérez ,quien se batió contra todos, venciendo especialmente a Button, su compañero de Mc Laren.

Alonso sufrió la rotura de su alerón posterior y apenas pudo terminar octavo. Más que de costumbre estos superpilotos demostraron su virtuosidad en la pista y su complementación con el trabajo de sus equipos.

Les quedan unas semanas de arduo trabajo ya que todos aportarán innovaciones para el Gran Premio de España, inicio de la temporada europea donde los protagonistas se sienten en casa, motivados por la tradición de la Fórmula y la enorme afición del públicos y de estos países semilleros del automovilismo, desde hace décadas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)