28 de marzo de 2016 00:29

Gustavo Quinteros se respalda en sus tres asistentes

Gustavo Quinteros de 51 años hizo la mayor parte de su carrera en Bolivia. Asumió la Tri en marzo del 2015.

Gustavo Quinteros de 51 años hizo la mayor parte de su carrera en Bolivia. Asumió la Tri en marzo del 2015. Foto: Patricio Terán/EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 5
Redacción Quito
y Guayaquil (D)

En los pasillos del segundo piso, en la Casa de la Selección, hay una galería de fotos que retrata los momentos de alegría que ha vivido la Tri en la era de Gustavo Quinteros.

Las fotografías son de alta definición. Además, hay varias gigantografías decorativas con imágenes de los seleccionados.
Es una costumbre que implementó el preparador físico Rodrigo Figueroa desde el 2005, año en que comenzó a trabajar junto a Quinteros en el Blooming. “Siempre tenía una cámara en los entrenamientos. Es un tipo serio y alejado de los medios”, cuenta Gery Zurita, del diario boliviano El Deber.

Figueroa en la preparación física, Marcelo Álvarez en la preparación de goleros y Luis Suárez, el asistente, son los integrantes del cuerpo técnico que se han convertido en los pilares de Quinteros.

Figueroa, chileno de nacimiento e hincha de Boca Juniors, es detallista. Cuando estuvo en Emelec, en Guayaquil, adoptó a perros callejeros.

Ahora, en las concentraciones de la Tricolor, vigila desde la alimentación hasta las plantas que decoran las instalaciones. Es exigente y muy serio.

Nacido en Santiago, en 1962, emigró a Argentina en 1976, donde terminó sus estudios y se especializó en la preparación física. Junto a Quinteros ha logrado títulos en el Blooming, Bolívar, Oriente Petrolero y Emelec. En Bolivia lo recuerdan como uno de los primeros preparadores físicos que utilizó el Viagra como método para jugar en la altitud.

En Ecuador ha implementado el sistema de GPS y dispositivos para el control del rendimiento de cada jugador. Aunque casi siempre se muestra serio, quienes lo conocen dan fe de su personalidad.

Uno de los más carismáticos en el grupo de trabajo es Marcelo Álvarez, el preparador de goleros. Trabaja con Quinteros desde el 2013. Antes de llegar a Emelec estuvo en San Lorenzo. Le apasionan las letras. Escribió un libro: ‘El jugador #11’. Allí destaca el rol de los guardametas dentro de la cancha como un jugador más.

Incluso, en la página electrónica Arquero jugador siempre está reflexionando de fútbol y contando sus experiencias.

Al igual que Quinteros, Luis Suárez tiene una libreta de apuntes que utiliza durante todos los partidos. A Suárez le gusta conversar con los jugadores, para conocer su estado emocional y deportivo. Él es quien hace los informes para Quinteros, antes de que este realice las convocatorias.

“Es un hombre inteligente, el complemento del profesor en el banquillo técnico”, contó Luis Idrovo, gerente de Emelec, quien conoce al profesional desde el 2013.

Suárez y Quinteros se conocen desde la década de los 90, cuando ambos militaban en el fútbol boliviano; nunca jugaron en el mismo equipo.

Cuando fueron designados para dirigir la Selección ecuatoriana, Suárez llamó a su amigo Julio Camino, quien fue asistente técnico de Alejandro Sabella en Argentina, para preguntarle sobre las exigencias de asumir una selección nacional; luego de eso aceptó seguir trabajando junto a Quinteros.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (13)
No (6)