13 de marzo de 2018 15:56

En Guatemala, los futbolistas está desesperados por la prolongada suspensión de la FIFA

Aficionados de la selección guatemalteca de fútbol se manifiestan frente a la Federación de Fútbol de Guatemala, en donde pidieron el fin de la suspensión impuesta por la FIFA a finales de 2016. Foto: Esteban Biba/  EFE

Aficionados de la selección guatemalteca de fútbol se manifiestan frente a la Federación de Fútbol de Guatemala, en donde pidieron el fin de la suspensión impuesta por la FIFA a finales de 2016. Foto: Esteban Biba/ EFE

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Apartados y bloqueados en el mundo del fútbol, los jugadores guatemaltecos entraron en desesperación por la lentitud de los federativos para revertir la suspensión impuesta por FIFA hace más de un año, dijo el líder de los futbolistas profesionales en una entrevista con AFP.

La FIFA suspendió al fútbol de Guatemala el 28 de octubre de 2016, lo cual impide que los clubes y selecciones del país compitan en torneos internacionales, un “golpe muy duro” para los deportistas, señaló Carlos Figueroa, presidente de la Asociación de Futbolistas Guatemaltecos (AFG) .

“El futbolista ya está desesperado. Prácticamente estamos bloqueados del mundo, estamos apartados de esa vitrina internacional y eso para el futbolista es tremendamente dañino”, declaró Figueroa, un exseleccionado nacional de 37 años.

Incluso, el fútbol guatemalteco corre el riesgo de ser desafiliado de la FIFA si no cumple con los requisitos requeridos por el organismo mundial que, según medios locales, puso como plazo el 30 de abril próximo.

Esa larga suspensión merma el desarrollo de los futbolistas al no tener roce internacional y aleja las posibilidades de encontrar un contrato en el extranjero, y lleva un “periodo demasiado largo” sin resolverse, lamentó el jugador retirado.

El presidente de la Asociación de Futbolistas Guatemaltecos, Carlos Figueroa, habla durante una conferencia de prensa  en Ciudad de Guatemala (Guatemala). Esteban Biba/ EFE

El presidente de la Asociación de Futbolistas Guatemaltecos, Carlos Figueroa, habla durante una conferencia de prensa. Esteban Biba/ EFE

Protestas 
En las últimas jornadas de la liga doméstica, los futbolistas han salido a protestar a las canchas con banderas de Guatemala y pancartas para llamar la atención de directivos y políticos que tienen en sus manos acoplar los estatutos de la federación local a los de FIFA, el requerimiento principal del órgano internacional para levantar la sanción.

“Esta suspensión nos afecta grandemente a los futbolistas y es por un tema en que el futbolista no tiene ninguna responsabilidad, porque es un mal manejo dirigencial”, recriminó el exvolante derecho.

Desde la suspensión, los equipos de Guatemala se han perdido de participar en la Copa Oro, Juegos Centroamericanos y Liga de Campeones de la Concacaf (clubes) , entre otras competencias, y corre el riesgo de no participar en las eliminatorias al Mundial Qatar-2022.

Tras la suspensión, Guatemala cayó del puesto 79 al 127 en el ranking de la Fifa.

Los futbolistas guatemaltecos no descartan un paro de labores para ejercer mayor presión, pero es una decisión que debe tomarse en consenso, indicó Figueroa.

Este martes, un grupo de jugadores activos llegó al Congreso para entregar balones de plástico a los diputados como una presión simbólica para que aprueben las reformas legales que despejarían el camino para restituir la confianza de FIFA, observó un fotógrafo de la AFP.

Situación caótica
La Federación de Fútbol de Guatemala (Fedefut) entró en crisis en diciembre de 2015, luego de que la justicia estadounidense destapó un caso de corrupción internacional que arrastró a altos directivos del deporte latinoamericano.

Entre los salpicados por presuntamente haber recibido sobornos por derechos de transmisión, figuraba el presidente de la Fedefut, Brayan Jiménez, y Héctor Trujillo, exsecretario general, este último condenado en octubre pasado a ocho meses de cárcel por una jueza en Nueva York.

La debacle en el fútbol guatemalteco se agudizó por la negativa de los clubes locales a reconocer la ampliación del mandato de una comisión de la FIFA que pretendía ordenar la Fedefut, incluyendo la redacción de nuevos estatutos y el llamado a elecciones.

Las nuevas autoridades electas en la federación, sin el reconocimiento de FIFA, elaboraron nuevos estatutos y se modificó la ley del deporte, pero no cumplieron con los requisitos exigidos para levantar la suspensión.

“Es un problema que también tuvo que haberse resuelto sin estar suspendidos”, añadió Figueroa.

De momento, los diputados tienen pendiente hacer una nueva modificación a la ley deportiva para armonizar los reglamentos de la Fedefut a los de FIFA, precisó el presidente de la AFG.

El balón del lado del Congreso
Explicó que la “pelota está del lado del Congreso” y luego de la Fedefut, que debe aprobar en asamblea extraordinaria los estatutos pedidos por FIFA, y después obtener el aval de la estatal Confederación Deportiva Autónoma de Guatemala (CDAG).

“Es caótico lo que está pasando, es una crisis realmente y el principal afectado es el futbolista, sin ninguna responsabilidad de ello”, sostuvo Figueroa, uno de los pocos jugadores que han militado para Comunicaciones y Municipal, los populares rivales históricos en el fútbol guatemalteco.

La desesperación también ha hecho mella en la afición local, que el viernes pasado manifestó su malestar frente a la Fedefut y su “ pasión ” por una selección de Guatemala que nunca se ha podido clasificar a un Mundial y se rezaga en la posición 127 de la clasificación de la FIFA.

“Una desafiliación sería catastrófica para el fútbol, para el futbolista”, sentenció Figueroa, quien jugó con el Olimpia de Paraguay.

La AFG nació hace ocho años y reúne a unos 700 integrantes de la liga mayor y las tres principales categorías de ascenso. Es miembro de la FIFPro, una organización mundial que representa a más 60 000 jugadores.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)