16 de March de 2014 00:03

Gonzalo Calisto intenta una travesía extrema de 225 km

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

La luna llena acompañará a Gonzalo Calisto en el reto más exigente que se ha planteado hasta ahora. Con 33 años y sin tanta experiencia en la alta montaña, el deportista quiteño buscará las cumbres de 10 elevaciones, por sobre los 4 200 metros, en tres días y en solitario.

Será un recorrido aproximado de 225 km que él espera completar en 72 horas, prácticamente sin dormir.

Alcanzar las cimas de los colosos andinos es un viejo anhelo de juventud, cuando con su primo Javier Vélez observaban, desde sus casas, el Cotopaxi, los Ilinizas...

Ese acercamiento con la escalada y el montañismo en compañía de su primo empezó en 1999. En aquellos años ambos se soñaban en las cimas.

Esa aspiración se fue aplazando porque Calisto se dedicó más a los deportes de aventura, donde los participantes recorren largas distancias a pie, bicicleta, kayak… En esa disciplina es uno de los mejores del país y estará con su equipo en el Mundial de Aventura que será en noviembre.

La idea de llegar a lo más alto de las montañas locales la retomó en el 2007. Los primos realizaron varios intentos, pero el clima no les favoreció.

En las últimas temporadas ambos querían volver a intentarlo, pero Vélez falleció hace un año y medio. Por eso, el desafío extremo empezará mañana en La Virgen de los Ilinizas, donde fueron esparcidas las cenizas de su primo montañista.

El corredor, quien ganó La Misión, una prueba de ultrarresistencia en Argentina en el 2012, nunca ha recorrido más de 170 km seguidos. ¿Cómo conseguirá entonces los 225 km? "Solo con el cansancio absoluto te llegas a conocer y te pones a prueba. El físico se acaba pronto, las piernas duelen, el cerebro le ordena al cuerpo que se detenga pero adentro de cada uno hay esa materia, ese algo supremo que te hace llegar y completar tus sueños. Eso te transmite la felicidad".

Con la película clara y sabiendo que nunca intentó cubrir una distancia tan extrema, pero que está preparado y convencido que puede hacerlo, el padre de tres hijos quiere honrar a su manera la memoria de su primo Javier Vélez.

El reto que empezará mañana se ha denominado Desafío Asertec 10 Cumbres y el cronómetro correrá a las 23:00.

El aventurero quiso un desafío que le pusiera al límite físico, emocional y técnico. Serán entre 225 y 250 km porque no hay un camino fijo y se guiará con mapas.

Pasará por glaciares y tendrá que escalar en roca. Para todo ese reto el deportista lleva apenas una mochila. Irá con un par de zapatos impermeables, un short, una camiseta y mangas. Para el frío también llevará una chompa y un pantalón.

El deportista no sabe cómo reaccionará su cuerpo al frío y a la altura, pero confía en su entrenamiento y en su convicción. Rafael Martínez, montañista y experto en entrenamiento de altitud, dice que una persona debe estar muy preparada para intentar una proeza de esas características.

Calisto se ha entrenado específicamente en los últimos cuatro meses. Ha combinado largas caminatas y trotes de 30, 40 y 50 km con sesiones de escalada. También acudió a cada montaña para realizar una primera inspección, verificar las rutas y hasta analizar posibles recorridos alternos si el clima no es el más adecuado.

La prueba coincide con la luna llena. Así se lo enseñó su tío Roque, con quien, de pequeño, iba a las montañas.

Antes de intentar la cumbre del Cotopaxi espera descansar unas cuatro horas. El imponente volcán de 5 897 m será el punto más alto de la expedición.

Todo lo realizará sin asistencia de vehículos motorizados. Las bajadas y las conexiones entre elevaciones las hará al trote. Caminará en las subidas.

En su mochila también llevará un 'piolet', unos crampones livianos para caminar en la nieve y en el hielo, un casco; unos cuantos sobres de geles de carbohidratos, proteína en polvo.

Cuando baje a los pueblos comerá y se abastecerá de agua.

Por ejemplo, él se visualiza disfrutando de una crujiente fritada en Machachi.

El cronómetro se detendrá en el parque La Carolina.

Por motivos de seguridad también cuenta con un grupo de apoyo. Lo conforman seis personas del equipo Sacha, Terra, Cayuma y Cumbres Tours. Ellos verán las condiciones de la montaña, la textura de la nieve, el viento, para poder pasar sin necesidad de colocar anclajes de seguridad.

La travesía se podrá seguir en su página en la red social Facebook. Se lo puede buscar como: Gonzalo Calisto Atleta.

[[OBJECT]]

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)