22 de octubre de 2016 13:43

Un gol en posición adelantada y un botellazo en la cabeza opacaron el triunfo del FC Barcelona

Los jugadores del FC Barcelona reaccionan después de la caída de una botella sobre sus cabezas. Foto: AFP

Los jugadores del FC Barcelona reaccionan después de la caída de una botella sobre sus cabezas. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 6
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 7
Agencia EFE

La bronca de la afición local al árbitro Alberto Undiano Mallenco en el choque Valencia vs. FC Barcelona, las críticas del club valenciano en las redes sociales y el lanzamiento de una botella a los jugadores visitantes restaron protagonismo a los pitos a Paco Alcácer, que regresaba por primera vez al que había sido su estadio.

El delantero del FC Barcelona fue el protagonista de los prolegómenos ya que fue recibido con cánticos en su contra tanto cuando bajó del autobús para entrar en el campo, como cuando salió del vestuario para sentarse en el banquillo antes del inicio del encuentro.

"Alcácer, canalla, fuera de Mestalla" y "Alcácer come pipas" fueron algunos de los gritos proferidos, especialmente desde la Grada Joven.

Sin embargo, tras la jugada de la lesión de Andrés Iniesta y los reproches de Luis Enrique, técnico del Barcelñona, a Enzo Pérez, la grada centró sus protestas en el colegiado.

A Undiano Manllenco se le reprochó un posible fuera de juego de Luis Suárez en el gol de Leo Messi (0-1), un posible penalti a Rodrigo y que no le sacara la segunda amarilla a Sergio Busquets, todo ello en la primera parte.

Pero no sólo los aficionados locales echaron en cara esas acciones al colegiado. "Luis Suárez en claro fuera de juego saltó sobre el balón interviniendo claramente en la jugada de gol", sentenció la cuenta oficial de twitter del Valencia.

"Si empujar a un jugador y derribarlo dentro del área es penalti... Hay uno que nos acaban de no pitar", deslizó después. El resumen de la primera parte que envió a sus más de 800.000 seguidores fue: "Ha habido un penalti no pitado, un gol ilegal y una expulsión perdonada. Pero vamos a seguir luchando".

Los dos goles del Valencia al arrancar la segunda parte, la respuesta de Luis Suárez para conseguir el empate y los intentos de ambos equipos por lograr el gol que lo deshiciera centraron la atención en el terreno de juego en el segundo tiempo.

Al final, la claridad del penalti de Abdennour sobre Luis Suárez hizo que entonces no hubiera apenas protestas.

Sin embargo, tras marcar Messi la pena máxima, los jugadores del Barcelona lo celebraron cerca de la Grada Joven, se encararon con los aficionados y cayeron algunos objetos. Uno de ellos fue una botella que no se supo bien a quién impactó pues fueron varios los jugadores del Barcelona que cayeron al suelo, entre ellos Neymar.

La tensión se multiplicó pese a que Undiano Mallenco señaló el final casi inmediatamente después y hubo varios amagos de pelea entre Enzo Pérez y algunos jugadores visitantes, que discutieron al menos hasta la puerta del túnel de vestuarios.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (0)