5 de septiembre de 2016 10:32

Gibraltar, la pequeña colonia que sueña con el imposible Mundial de fútbol 

El equipo de Gibraltar en un cotejo amistoso ante Portugal el 1 de septiembre del 2016. Foto: Miguel Riopa/ AFP

El equipo de Gibraltar en un cotejo amistoso ante Portugal el 1 de septiembre del 2016. Foto: Miguel Riopa/ AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia AFP

La pequeña colonia británica de Gibraltar tiene prácticamente imposible clasificarse para el Mundial de Rusia 2018, pero eso no le impide soñar con lograr algún día el milagro cuando se apresta a jugar el martes su primer clasificatorio mundialista.

Esta colonia, de apenas 33 000 habitantes y situada en la punta sur de la península ibérica, es realista y apunta a objetivos más modestos en esta ronda clasificatoria para Rusia 2018.

“Que nos metan menos goles, marcar más y conseguir nuestro primer punto en una competición internacional son ambiciones realistas”, dice a la AFP el director ejecutivo de la Federación Gibraltareña de Fútbol (GFA) , Denis Beiso.

Gibraltar va a jugar su primera competición mundialista tras haber sido aceptada como miembro de la FIFA en mayo pasado, tres años después de que hubiera entrado en la UEFA.

En estos procesos, esta pequeña colonia, de apenas 7 km2, se ha tenido que enfrentar a la fuerte oposición de España, debido al contencioso sobre la soberanía de Gibraltar entre Madrid y Londres.

Equipo semiprofesional
De hecho, su inclusión en la FIFA tuvo lugar tras recurrir de forma exitosa al Tribunal de Abitraje Deportivo (TAS) un veto inicial de la FIFA.

“Ser miembro de la FIFA ha sido muy importante para el desarrollo de la selección”, aseguró Beiso.

“No convertirnos en miembros de la FIFA a comienzos de este año, hubiera significado que la selección tuviera que esperar hasta 2018 para disputar una competición internacional”, añadió.

“Habría sido un sinsentido deportivo, ya que el equipo podría participar en las competiciones de la UEFA, pero no en las de la FIFA, con lo que jugaría en ciclos de dos años, uno sí, uno no”, dijo Beiso, antes de afirmar que “afortunadamente, prevaleció el sentido común”.

Gibraltar ganó así la batalla en los despachos, pero en el terreno de juego lo tiene más difícil con un equipo cuya mayoría de jugadores son semiprofesionales o amateur.

El equipo incluso tiene que disputar sus partidos oficiales en la localidad portuguesa de Faro, al no contar con un estadio homologado por la UEFA, aunque hay planes para construir uno.

“No obstante, estamos en conversaciones con la UEFA para que nos permita excepcionalmente jugar algunos de los clasificatorios para el Mundial en el Victoria Stadium de Gibraltar”, explicó.

Los hombres que entrena Jeff Wood se estrenaron en los clasificatorios para la Eurocopa de junio pasado en Francia con duros resultados: diez derrotas y 56 goles encajados.

Pero, su empate contra Estonia en un amistoso anima a los gibraltareños en su objetivo de conseguir puntuar en competición oficial, quién sabe si el lunes frente a Grecia, su primer rival.

Dar la sorpresa
La escuadra gibraltareña forma parte del grupo H de clasificación para el Mundial de Rusia, junto a Bélgica, Grecia, Estonia, Chipre y Bosnia-Herzegovina.

“A nivel práctico, hay poca diferencia entre los clasificatorios para una Eurocopa y para un Mundial, pero no se puede ignorar el romanticismo de participar en nuestro primer Mundial”, aseguró Beiso.

Beiso recuerda la sorpresa que supuso que el equipo gibraltareño de los Lincoln Red Imps ganara 1-0 al Celtic en la ronda previa de la Liga de Campeones en julio.

“No hay duda de que la histórica victoria sobre el Celtic servirá de inspiración cada vez que nuestros jugadores salten al terreno de juego”, dijo Beiso.

“Tampoco hay duda de que en algún momento, Gibraltar dará la sorpresa. Confiamos en que sea en estos clasificatorios mundialistas”, concluyó.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)