12 de June de 2010 00:00

Uruguay se llevó un punto a pesar de su gris partido

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Ciudad del Cabo.

Estadios, figuras y goles históricos

Francia y Uruguay empataron ayer 0-0 en Ciudad del Cabo, en un gris debut en el Mundial de Fútbol de Sudáfrica 2010. El empate dejó las posiciones totalmente igualadas en el grupo A del torneo, después de que Sudáfrica y México empataran (1-1) en el partido inaugural en Johannesburgo.

El duelo del estadio Green Point fue acorde con la noche fría de Ciudad del Cabo, un partido muy táctico en el que Uruguay y Francia mostraron más miedo a perder que pasión por ganar.El choque, sin embargo, prometía algo muy distinto con un comienzo eléctrico, algo extraño en dos equipos que gustan poco del desorden. A los siete minutos, Ribéry se marchó por la banda izquierda y centró al área para que Govou solamente tuviera que empujar el balón. Pero el 10 galo apenas rozó la pelota y su remate se fue fuera.

La jugada había nacido en realidad de los pies de Abou Diaby, la gran novedad en el once de Raymond Domenech, un entrenador amante de las sorpresas de última hora.

Francia tuvo otra buena oportunidad en el minuto 13, cuando Anelka cabeceó alto un centro de Sagna.

Uruguay tardó en encontrar su sitio, con un Diego Lugano siempre muy impreciso. El capitán charrúa tuvo siempre la ayuda certera de Diego Godín y Mauricio Victorino.

Los sudamericanos pudieron adelantarse al cuarto de hora, si Hugo Lloris no hubiera detenido un fuerte disparo de Diego Forlán desde el pico del área. Lo mismo hizo Fernando Muslera poco después en la portería uruguaya, con el envenenado balón enviado por el francés Gourcuff. Pero ahí terminó todo. La circulación de balón de los franceses se hizo imprecisa y lenta, y a Uruguay le costó poco mantener a raya a los campeones de 1998.

Los uruguayos tenían el partido donde querían, pero los más de 64 000 espectadores que casi llenaron el estadio no disfrutaban precisamente de un fútbol vibrante.

Las aproximaciones al área eran escasas y el juego muy poco fluido. Forlán, que fue declarado jugador del partido, fue el que más cerca estuvo del gol; pero, tanto al comenzar la segunda mitad como a falta de 20 minutos, envió sus disparos fuera.

El 0-0 parecía inamovible, así que los técnicos movieron el banquillo en busca de soluciones. Un gris Nicolás Anelka dejó su sitio a Thierry Henry en la punta de ataque francés, mientras que Tabárez dio entrada a Nicolás Lodeiro por Ignacio González.

Lodeiro desarmó el esquema de su equipo al propinar un planchazo a Sagna y ver la tarjeta roja, al minuto 81. Desde entonces, el balón pasó a ser propiedad exclusiva de los ‘Bleus’ y Uruguay se encerró a la espera de una embestida final, que nunca ocurrió.

En la siguiente fecha, Francia jugará con México y Uruguay con Sudáfrica.

 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)