10 de March de 2012 00:04

Universitarios que juegan al fútbol

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1

Yonni Corozo llegó a la Universidad San Francisco por recomendación del ex delantero Cristian Bottero. Para el zaguero, la posibilidad de estudiar una carrera universitaria fue el motivo para jugar en la Segunda Categoría de Pichincha.

Tras militar 15 años en equipos de las series A y B del fútbol nacional, el jugador de 34 años planea estudiar Administración de Empresas o Negocios, gracias a las becas que ofrece aquella institución a los deportistas.

Este año, el torneo provincial de Pichincha contará con tres representantes de las universidades de la provincia. Estas son la Universidad Tecnológica Equinoccial, la Universidad San Francisco y, la última en sumarse, Universidad Internacional, quien participará como Virginia.

Las becas de estudio, son el gancho para los jugadores profesionales y para los estudiantes universitarios que desean destacarse en la práctica del deporte.

Michael Cárdenas, vicepresidente del club de fútbol que representa a la Universidad San Francisco, es una de las personas que promueve la formación de jugadores profesionales con títulos universitarios.

Este club de fútbol juega en la Segunda Categoría desde el 2008 y nunca ha logrado pasar a la segunda fase. Actualmente tiene un presupuesto aproximado de USD 350 000 y el propósito es ascender a la Serie B y consolidarse como un club profesional. Para este año el equipo se reforzó con ex jugadores de la Serie A como Yonni Corozo, Rolando Jácome y Esteban Noboa.

¿Cómo pagan los salarios? En la San Francisco los futbolistas y deportistas de otras disciplinas reciben becas de estudios. Los jugadores profesionales, además de sueldos, también pueden acceder a estudiar, después de dar un examen de ingreso a la carrera universitaria que elijan.

Fito Bárzola, argentino que vive Quito desde 1996, asumió la dirección técnica del equipo en enero y seleccionó la plantilla de 22 jugadores que se entrenan por las tardes en una cancha ubicada a pocos metros del centro de Cumbayá. Su brazo derecho es Horacio Agesta, ex DT del conjunto y docente de la institución, quien es el gerente deportivo.

Ellos planean conformar un cuadro con futbolistas que tengan por objetivo cursar una carrera y culminar sus estadios superiores.

El cuadro jugará durante este año en el estadio de Cumbayá y los directivos no descartan construir un centro de alto rendimiento para los deportes que ofrece la universidad.

Otros centros de educación superior como la Universidad Tecnológica Equinoccial (UTE) también se preparan para el torneo de la Segunda Categoría.

En un pequeño campo de juego en las instalaciones de la universidad al noroccidente de la capital, el conjunto planea el ascenso a la Serie B, donde militó en el 2010.

Mario Arango, DT del equipo desde hace 16 años, resalta la presencia de jugadores profesionales y estudiantes universitarios. Según el entrenador, un 70% de la plantilla de 24 futbolistas son estudiantes del centro de educación superior que acceden a beneficios como el acceso a una beca deportiva y ayuda económica.

El club universitario desea consolidarse como un ejemplo de formación de deportistas con títulos profesionales

Alejandro Gutiérrez, gerente deportivo del equipo, afirma que la prioridad es la formación universitaria. “El objetivo es que los jugadores puedan obtener un título y practicar su deporte al mismo tiempo”, aseguró el directivo.

La directiva no quiso especificar el presupuesto del equipo para este torneo, pero aseguran contar con varios auspiciantes para completar el monto.

Para los DT de ambas escuadras la dificultad y competitividad del torneo de ascenso radica en la presencia de clubes competitivos como Aucas, Cuniburo y Clan Juvenil. No obstante declaran que la oportunidad de estudiar y jugar fútbol, es una garantía para mejorar el futuro del deportista.

La Universidad Internacional debutarán en el torneo con el nombre de Virginia. Ellos cuentan con el apoyo de la empresa Gallardo Tire Center. Wilman Patiño es el entrenador del equipo. Él cuenta con un plantel de 18 años de promedio y es su primera experiencia en el campeonato.

Al igual que las otras universidades, ellos cuentan con el apoyo de becas deportivas y horarios asequibles para los jugadores.

Otro centro educativo que fomenta la gestión deportiva es la Universidad Autónoma de Quito (UNAQ), la cual no contará con plantel profesional, pero auspiciarán al Juventud Independiente de Tabacundo (JIT).

La UTE inicia su participación en el torneo profesional hoy, a las 11:00, en el estadio de Nayón frente al JIT. La Universidad San Francisco jugará mañana con Aucas en el estadio de Chillogallo, desde las 11:30. Virginia visitará al Clan Juvenil en el estadio General Rumiñahui de Sangolquí, mañana a las 11:00.

Las universidades también ofrecen becas  en otros deportes

La UTE y San Francisco   participan en la Liga Ecuatoriana de Baloncesto en las ramas masculina y femenina. Los deportistas también acceden a becas.

El corredor  Franklin Nazareno  accedió a una beca deportiva en la Universidad Tecnológica Equinoccial. Él pudo estudiar y prepararse para las carreras.

Atletas como Xavier Moreno, han recibido becas por sus méritos deportivos. El marchista ganó oro en los Juegos Panamericanos en 50 km marcha en 2007.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)