27 de March de 2011 00:00

A la Tricolor le hace falta acoplarse

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

La Selección ecuatoriana reprobó ayer su primer examen en Europa. El equipo de Colombia acabó imponiéndose por 2 -0 al combinado nacional, en un encuentro disputado en el estadio Vicente Calderón, en Madrid.

20 000 colombianos y ecuatorianos se congregaron ayer hasta el escenario del Atlético de Madrid para apoyar a sus equipos. Los dirigidos por Hernán Darío Gómez tomaron la iniciativa ante un Ecuador impreciso, que no pudo agradar a los aficionados que asistieron al partido.

Con la novedad del regreso de Antonio Valencia, los ecuatorianos cedieron el balón a los colombianos el control de todas las líneas. Ese dominio se tradujo en ventaja a los 24 minutos de juego gracias a un tiro libre ejecutado por el jugador del Oporto portugués, Freddy Guarín.Sin embargo, a partir del gol Ecuador se asentó en el terreno y de los pies de Christian Noboa, Antonio Valencia y Luis Fernando Saritama se empezaron a generar las primeras cargas con peligro en contra de la portería defendida por David Ospina.

En el segundo tiempo el control de las acciones las tomó Ecuador, pero sin claridad al momento de definir. Esas deficiencias fueron aprovechadas por Colombia y una escapada protagonizada por Falcao García puso el 2-0, tras batir en el mano a mano al portero Alexander Domínguez.

En las gradas el resultado parecía que no era lo primordial, los hinchas no paraban de aplaudir los destellos de Valencia, o las escapadas de Jefferson Montero, que ingresó en el segundo tiempo para sustituir a Walter Ayoví.

En las gradas del estadio Vicente Calderón era fácil olvidarse que se trataba de un escenario madrileño. Los colores de la vestimenta de los hinchas, los rostros, el ruido y los gritos de “Sí se puede” eran similares a los que se pueden percibir en el Olímpico Atahualpa, Casa Blanca, o cualquier otro estadio en el que el combinado nacional juegue.

En el escenario donde actúa de local el Atlético de Madrid los colores blanco y rojo desaparecieron, en su reemplazo el amarillo azul y rojo de las dos selecciones latinoamericanas llenaron los graderíos. La quiteña Adriana Cataña tuvo su contribución en esa realidad.

A cambio de dos euros pintaba los colores de la bandera en los rostros de los aficionados que así lo quisieran, ella también llevaba una camiseta tricolor y complementaba su negocio con la venta de pequeños vuvuzelas que hacían ensordecedor el ambiente.

El pequeño Andrés Guaylla, de 12 años, no conoce Ecuador pues viajó a España cuando tenía menos de tres años, tampoco está seguro del nombre de su poblado. Pero sí que su intención era ver a Jefferson Montero o Felipe Caicedo, los ecuatorianos que juegan en el Levante. Su objetivo se cumplió a medias, pues ‘Felipao’ nunca saltó al campo, pues está lesionado y no asistió a la convocatoria del técnico Reinaldo Rueda.

El ibarreño Silvio Chuquín quería que gane la selección nacional y llegó hasta el Vicente Calderón con su esposa y sus hijos. Aunque no salió con ánimos de celebrar estuvo complacido porque cumplió con la tradición que empezó hace 11 años, ir a todos los partidos que la Selección ecuatoriana juegue en Madrid.

Con o sin apoyo de los hinchas, lo cierto es que la Selección de Ecuador llega golpeada para su próximo amistoso del próximo martes ante la selección de Perú, en La Haya, Holanda.

Al final, en la rueda de prensa, el técnico Rueda declaró: “Nos faltó movilidad en el primer tiempo. Colombia fue más agresivo y fueron oportunos y precisos en el segundo tiempo”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)