2 de May de 2014 11:46

Tiroteos en favelas 'pacificadas' asustan Río en vísperas de Mundial

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

A falta de 40 días para el inicio del Mundial de Brasil 2014, los frecuentes tiroteos entre policías y narcotraficantes asustan la ciudad de Río de Janeiro, que recibirá siete partidos de la máxima cita del fútbol, entre ellos la final, que se jugará el 13 de julio en el mítico estadio Maracaná.

Los enfrentamientos afectan incluso a favelas incluidas en el proyecto de Unidades de Policía Pacificadora (UPP), adoptado en 2007 por la gobernación de Río para expulsar a narcotraficantes que controlaban varias barriadas de Río, y que alcanza hasta ahora a 39 comunidades, en su mayoría ubicadas en las zonas turísticas y vecinas al Maracaná.

En la noche de este jueves, por ejemplo, un violento tiroteo entre policías y delincuentes estalló en la mayor favela de Río, Rocinha, y causó la muerte a un hombre -presuntamente vinculado a los narcotraficantes- y heridas a otro.

Después de ello, la presencia policial en Rocinha fue reforzada con efectivos de otras UPPs, del Batallón de Choque y del Batallón de Operaciones Especiales (BOPE) de la policía militarizada.

Al mismo tiempo, el gobernador de Río, Luiz Fernando Pezao, pidió al ministro de Justicia que traslade a penales federales a los líderes del tráfico de drogas arrestados en Río, ante la sospecha de que estarían comandando la ola de violencia que estalló en la ciudad en las últimas semanas, y que incluyó incendios de autobuses y ataques a policías.

Una situación particularmente preocupante es la que existe en el complejo de favelas de Alemao, ocupado por la policía en noviembre de 2011, pero donde se multiplicaron los ataques criminales en las últimas semanas.

Cuatro agentes policías resultaron heridos en los últimos tres días. Según asegura hoy el diario "Folha de Sao Paulo", la gobernación de Río tiene consciencia de la necesidad de "reocupar" algunas de las favelas alcanzadas por el proyecto de las UPPs para frenar el avance de los narcos, pero planea hacerlo recién después del Mundial.

De ahora hasta el final de la cita, el plan es el de aumentar la presencia policial en las calles y en las favelas, para lo cual la gobernación cuenta con el envío de tropas federales de la Fuerza Nacional de Seguridad y de efectivos de las Fuerzas Armadas, convocados por la presidente brasileña Dilma Rousseff para garantizar la seguridad del Mundial.

"Se espera que el contingente inhiba las acciones de los narcotraficantes", afirma el rotativo. El secretario de Seguridad Pública de Río, José Mariano Beltrame, sostiene que los ataques recientes son obra de los líderes del crimen organizado, que buscan sembrar un ambiente de inseguridad y recuperar el control de las favelas de las que fueron expulsados lanzando dudas en la comunidad sobre la eficacia de las UPPs.

"La sociedad necesita entender que la crisis es del narcotráfico. Nuestros policías están siendo cobardemente atacados. Somos víctimas de sabotaje", sostuvo Beltrame. La insatisfacción de los habitantes de las favelas ocupadas también ha aumentado en los últimos meses, ante el incremento de casos de víctimas inocentes de los enfrentamientos entre policías y delincuentes.

En la semana pasada, la muerte de un bailarín de 26 años en la favela de Pavao-Pavaozinho, ubicada entre los elegantes barrios de Copacabana e Ipanema, desató una serie de airadas manifestaciones de los habitantes de la barriada que protestaban contra la violencia policial.

Varios expertos opinan que el proyecto de las UPPs se debilitó porque, en la mayoría de los casos, no se han instalado los proyectos de mejora social prometidos por la gobernación, y porque los agentes de la policía de ocupación no han logrado crear una buena relación con los habitantes de las comunidades.

Según la antropóloga Alba Zaluar, existen indicios de alianza entre los líderes de las principales facciones del crimen organizado para recuperar el terreno perdido en los últimos años, y la cercanía del Mundial hace que se vuelvan más agresivos, lo que genera una reacción igualmente agresiva de la policía. "La lógica de la guerra, desafortunadamente, está volviendo", dijo Zaluar a "Folha de Sao Paulo".

Con ella coincidió el sociólogo Michel Misse, quien afirmó que el entrenamiento de la policía militarizada está entre las causas del ambiente de "guerra" generado en Río en vísperas del Mundial. "La policía militarizada no está preparada para las exigencias de una política de policía comunitaria. Sigue siendo preparada para conflictos", expresó Misse.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)