13 de December de 2012 14:02

Tigre reclama sanciones para Sao Paulo por final de Sudamericana

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El club argentino Tigre, que denunció agresiones y violencia para no jugar el segundo tiempo de la final de la Sudamericana, cuando perdía 2-0, reclamó el jueves sanciones contra el brasileño Sao Paulo, que se quedó con la Copa.

Además fustigó a la Confederación Sudamericana de fútbol y al árbitro chileno Enrique Osses. Lo que sucedió la noche del miércoles en San Pablo "habilita a una sanción al club" brasileño, advirtió Sergio Massa, alcalde de la localidad de Tigre (periferia norte) y hombre fuerte del club aunque sin cargo institucional.

Massa fustigó además al "delegado de la Confederación (Sudamericana) que parecía más delegado del San Pablo" y al árbitro chileno porque "no tenía tamaño ni talla para dirigir este partido" jugado en el Morumbí, según la agencia privada DyN.

De su lado, el presidente de Tigre, Rodrigo Molinos, dijo que el club presentará "un descargo ante la Conmebol porque no estaban dadas las condiciones de seguridad" para seguir jugando en el segundo tiempo, tras incidentes en el vestuario durante el entretiempo y cuando el equipo argentino perdía 2-0.

"Los jugadores se sentían inseguros, consternados", expresó Molinos a la argentina radio Mitre, y precisó que Jorge Borelli, ayudante de campo del DT Néstor Gorosito, y los futbolistas agredidos presentaron la denuncia de lo ocurrido.

El dirigente lamentó que "nadie del San Pablo se acercó. No vino nadie y encima supimos de declaraciones muy desafortunadas del presidente (Juvenal Juvencio) que dijo que queríamos no ser goleados y que éramos unos maricones".

Según el presidente Molinos, unos 15 hombres de la seguridad privada del club brasileño atacaron a golpes de puño y con un revólver al plantel, lo que motivó la decisión de no salir a a cancha en el segundo tiempo.

Los agresores "eran todos patovicas (guardias de seguridad) y le pegaron a los jugadores. En estos partidos no es raro que haya problemas adentro de la cancha, pero nunca viví una cosa así", dijo a la prensa el entrenador de Tigre, Néstor Gorosito.

"(Eugenio) Figueredo (dirigente de la Conmebol) y los cuatro árbitros vieron todo pero no hicieron nada, lo único que querían es que entremos a jugar", se quejó el DT. También el volante Martín Galmarini criticó a la Conmebol porque “ dio por terminado el partido antes de que comunicáramos la decisión de no salir" al segundo tiempo.

"Tigre seguramente va a ser sancionado porque es un club chico, San Pablo es un grande y seguirá jugando como si nada hubiera sucedido", advirtió el jugador en declaraciones en el Aeroparque Metropolitano al llegar desde Sao Paulo. Según Galmarini, la situación en el vestuario visitante del Morumbí "fue un caos total, estuvimos a la buena de Dios".

"Todos teníamos el susto de que podía pasar cualquier cosa, cuando uno sacó un arma y nos apuntó y a (el arquero Damián) Albil le pegó un culatazo en el pecho. No sé si la tenía cargada (el arma) o no pero si la sacó por algo es", agregó. El arquero suplente Javier García sostuvo en tanto que "jugar el segundo tiempo era una locura".

"Si te apuntan con un arma de fuego y te cagan a piñas es muy difícil salir a jugar", advirtió. La Asociación de Fútbol Argentina (AFA) analiza lo sucedido antes de dar a conocer su posición, dijo por su parte a la AFP el director de Medios de la entidad, Ernesto Cherquis Bialo.

"Nosotros no estuvimos en San Pablo. Estamos recogiendo la información y seguramente en las próximas horas la AFA dará a conocer su posición", dijo el portavoz.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)